Un pasado que se hace presente

El CAC Málaga acoge la primera individual en España del pintor rumano Adrian Ghenie

Adrian Ghenie, ante una de sus obras que se expone en Málaga.
Adrian Ghenie, ante una de sus obras que se expone en Málaga.garcía-santos

Recordar el pasado para explicar el presente. Esta es la máxima que sigue el artista rumano Adrian Ghenie (Baia Mare, 1977) cuando se enfrenta a un lienzo en blanco. A sus 37 años, Ghenie se muestra especialmente interesado en las formas contradictorias en las que la historia es recordada y experimentada. “No soy un pintor histórico, pero estoy fascinado por lo que ocurrió en el siglo XX y cómo continua influyendo en el presente. El siglo pasado fue un siglo de humillación y a través de mi pintura sigo tratando de entenderlo”, afirma Ghenie, que hasta el próximo 8 de marzo exhibe una treintena de obras recientes en el Centro Contemporáneo de Málaga (CAC).

A la que es su primera exposición individual en España, Ghenie llega respaldado por su fulgurante éxito en el circuito artístico internacional. Pese a su corta carrera, pues fue en 2006 cuando expuso por primera vez en su país natal, Ghenie se ha convertido en uno de los pintores más aclamados por la crítica internacional, como demuestra que este pasado mes de julio compartiera subasta en la casa Sotheby’s de Londres con Francis Bacon. Un tríptico de Bacon en pequeño formato de su amante George Dyer se subastó por 26,7 millones de libras, mientras que un falso Rothko de Ghenie llegó a 1,43 millones de libras, cuatro veces más de lo estimado y seis veces más que el anterior récord del artista rumano.

“Estamos ante uno de los artistas menores de 50 años más relevantes del momento. Nunca en los 11 años de vida del CAC me habréis escuchado el calificativo de genial para referirme a uno de nuestros artistas invitados, pero creo no equivocarme al decir que nos encontramos ante uno”, afirma el director del CAC, Fernando Francés.

“Ghenie reconstruye la historia del siglo XX no desde una perspectiva pop, sino de forma más intimista y vivencial. Se retrotrae al Barroco y llega hasta nuestros días realizando un profundo repaso a la Historia del Arte. Sus reinterpretaciones son explosiones de su pensamiento. Hace desde la pintura una reflexión conceptual”, añade Francés.

Desplazándose entre la figuración y la abstracción, con un estilo expresionista, las vivencias personales y autobiográficas están impresas en su obra. Así, Ghenie recurre a figuras que han jugado un papel destacado en la historia de la política, la guerra, el arte o el entretenimiento, como Hitler, Lenin, Goering, Menguele, Stalin, Van Gogh, Elvis Presley, Darwin... “Son temas de sus obras aunque no le interesan los personajes reales sino la percepción de ellos como estereotipos”, explica Francés sobre obras como Darwin and the satyr (2014) u On the road to Tarascon (2013-2014), serie que dedica a Van Gogh.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS