Dos detenidos por matar a tiros a dos hombres en Bordils

Las víctimas pretendían robar 500 plantas de marihuana a los arrestados

Uno de los detenidos por el doble crimen de Bordils.
Uno de los detenidos por el doble crimen de Bordils.david borrat / efe

Los Mossos d’Esquadra detuvieron la madrugada del miércoles a dos hombres de nacionalidad española como presuntos autores del asesinato a tiros de dos personas en Bordils (Gironès). Las víctimas, de 29 y 50 años y vecinos de Girona, fueron localizadas dentro de una furgoneta muy cerca del Mas Pibernat. Los investigadores creen que habían acudido a la masía a robar las cerca de 500 plantas de marihuana que hay allí. El caso sigue abierto: los agentes sospechan que una tercera persona esperaba a los asaltantes en el exterior y que se dio a la fuga tras el suceso.

A las 23.30 horas del martes, Manuel L. de 47 años y Juan M. de 64, los inquilinos de Mas Pibernat, se disponían a dormir. Manuel hacía tres años que había alquilado la masía y hace unas semanas acogió a su amigo Juan, que acababa de salir de la cárcel tras cumplir una condena de cuatro años, precisamente, por apuñalar a un hombre que entró en su casa a robarle. De repente, algunos de los 18 perros que tienen empezaron a ladrar y Manuel, a quien ya le habían robado decenas de plantas de marihuana en junio, sospechó que podía haber alguien en el exterior. Montó una de sus cinco escopetas de caza, su gran pasión, la dejó apoyada en la pared y se dispuso a abrir la puerta.

La furgoneta con la que querían deshacerse de los cuerpos se atascó en el barro

Comenzó entonces una pelea entre los asaltantes y los inquilinos que se alargó un cuarto de hora. Según la declaración de los detenidos, la escopeta de cañones recortados se disparó. Uno de los proyectiles fue al techo y, el otro, encontró el pecho del asaltante más joven, que falleció en minutos. La pelea entre el asaltante y Juan M. siguió y Manuel aprovechó para ir a buscar su escopeta. Entonces, el segundo asaltante salió de la casa y Manuel le disparó dos perdigonadas por la espalda y una final en la cabeza.

Asustados por lo sucedido y por si podía haber alguien más fuera, los dos inquilinos de la masía envolvieron los cuerpos en un plástico y los cargaron en la parte trasera de una furgoneta Renault Traffic blanca de Manuel con la intención de tirarlos al río. Pero no contaron con que las intensas lluvias de los últimos días habían dejado los caminos como un barrizal, y apenas a un kilómetro y medio de la casa, justo al lado del río Ter, el vehículo se les atascó en el barro. Decidieron dejar a los muertos allí y volver a casa.

Alguien, sin embargo, oyó los cinco disparos y llamó al 112. Los Mossos llegaron al lugar y localizaron los cuerpos a poco más de un kilómetro de la vivienda. Los investigadores ordenaron el cierre de las carreteras comarcales y provinciales. Manuel L. y Juan M. fueron detenidos y trasladados a la comisaría de los Mossos de Vista Alegre, donde se les tomó declaración. Ayer, los agentes llevaron a los detenidos de vuelta a la masía para reconstruir los hechos. Manuel L. ha entregado sus cinco escopetas a la policía, que también ha incautado la escopeta de cañones recortados, supuestamente propiedad de los asaltantes.

Está previsto que hoy se practique la autopsia a los cadáveres. Los dos detenidos pasarán el viernes por la mañana a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Girona: Manuel L. por asesinato y tráfico de drogas y Juan M., como cooperador.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50