Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Ha sido una reacción muy decepcionante”

Todos los líderes políticos catalanes, salvo Camacho, lamentan la respuesta de Rajoy al 9-N

La oposición de Mariano Rajoy al 9-N ha decepcionado este mediodía a la mayoría de partidos catalanes que han lamentado en los pasillos del Parlament que se empeñe en judicializar un conflicto cuando es de carácter político. El diagnóstico lo han compartido todas las formaciones soberanistas pero esta vez también el PSC. “Ha sido una reacción muy decepcionante”, ha sintetizado Miquel Iceta, primer secretario de PSC. De hecho, Rajoy solo ha obtenido el aplauso de Alicia Sánchez-Camacho porque hasta Albert Rivera, presidente de Ciutadans, ha reprochado que el Estado haya estado, desde el domingo hasta hoy, “de vacaciones”.

Oriol Junqueras, líder de Esquerra, ha afirmado que Rajoy no ha hecho más que ser “consistente” y “coherente” con su decisión de rechazar cualquier referéndum. “Es sintomático que no haya aportado ninguna novedad”, ha dicho. Acogiéndose a los antecedentes, se ha distanciado de la carta que Artur Mas envió a La Moncloa apelando al diálogo: “La experiencia nos dice que no sirve de nada”.

En unas declaraciones en los pasillos del Parlament, el líder de los socialistas ha señalado que Rajoy no parece estar al corriente de la “magnitud” del problema político que existe en Cataluña. El PSC defiende una consulta legal y pactada con La Moncloa y se ha desmarcado del 9-N pero sí que se ha opuesto radicalmente a que el Gobierno impugnara el proceso de participación celebrado el domingo. “Rajoy tiene una actitud reactiva y no propone nunca soluciones”, ha señalado.

En ese sentido, Iceta le ha instado a recoger la propuesta del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que ha sugerido celebrar una reunión entre él mismo, Rajoy y Artur Mas para desbloquear el conflicto. Rajoy, sin embargo, ha ninguneado también el plan de reforma constitucional de los socialistas al alegar que lo desconoce. “Le agradecemos que haya contestado preguntas y que no se haya limitado al plasma (…) No sabemos a qué está abierto Rajoy pero ha de dar un paso más y no limitarse a pedir a los demás que le propongan ideas”.

La posición de Rajoy es un muro. Y a los muros se les tumba o se saltan

Quim Arrufat, diputado de la CUP

El ecosocialista Joan Herrera ha descrito la comparecencia de Rajoy como la expresión de un “Gobierno inútil” por responder con una querella a un problema de cariz político. “El PP es el enemigo de la democracia en Cataluña y en España y el reto es derrotarlo democráticamente”, ha señalado. El coordinador de Iniciativa se ha desmarcado de la estrategia de Mas de utilizar las elecciones como un instrumento de carácter plebiscitario al alegar que su intención es ir a las elecciones para cambiar las políticas del Gobierno de CiU. “No nos gustan nada”, ha reiterado. Y ha apuntado que el proceso soberanista es “una carrera de fondo”.

Frente a esta postura, Quim Arrufat, diputado de la CUP, ha afirmado que Rajoy “aburre” profundamente porque basa su estrategia en este monosílabo: “no”. “Su posición es sostenida y es un muro sin grietas. Y a los muros se les tumba o se les salta. Tenemos que seguir el camino unilateral para ejercer la independencia si es que la democracia lo dicta así”. Arrufat ha insistido en la idea de pedir amparo a las instituciones internacionales y ha anunciado que este jueves presentarán en el Parlament una moción que recoge las bases de un proceso constituyente de la “futura república catalana”.

Albert Rivera, presidente de Ciutadans, ha aconsejado en los pasillos del Parlament a Mariano Rajoy que “no saque pecho” porque ha quedado constatado que el Estado estuvo de “vacaciones” durante tres días. “Si creía que era un sucedáneo, que no hubiera recurrido el 9-N. Pero, como lo ha hecho, tenía que haber actuado”, ha señalado Rivera que ha afirmado que se siente tan desamparado por el Gobierno secesionista de CiU como el dimisionario del Partido Popular. “Lo que debería hacer Rajoy es impulsar una reforma del modelo de financiación pero no lo hace porque Ignacio González no llega a un acuerdo con Monago o Feijóo con Bauzá”, ha dicho.

Sánchez-Camacho se ha quedado sola en defensa de Rajoy y ha subrayado que jamás el Gobierno y el PP negociarán la imposición de un referéndum que trocee la soberanía de los españoles. Tras defender a La Moncloa por haber impugnado la consulta original y el nuevo 9-N, Camacho ha afirmado que el Gobierno catalán actuó con “chulería” para saltarse la ley. “Mas no aprende de sus errores porque interpreta sus derrotas como victorias. Lo fue cuando en 2012 convocó elecciones y pasó de 62 a 50 diputados y lo hace ahora cuando considera un éxito que solo uno de cada tres catalanes fue a votar y eso es un fracaso”.

Más información