Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La contrata de Ortiz condiciona el último presupuesto de Sonia Castedo

Alicante aprueba hoy un sobrecoste de las basuras con el recelo de Montoro

La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, durante un pleno del Ayuntamiento. Ampliar foto
La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, durante un pleno del Ayuntamiento.

El Ayuntamiento de Alicante tiene previsto aprobar hoy unos presupuestos para 2015 que incluyen un sobrecoste de 3,2 millones en la contrata de basuras de UTE Alicante, participada y gestionada por Enrique Ortiz, principal imputado con la alcaldesa Sonia Castedo en los dos casos que investiga la Justicia entorno a presuntos amaños del urbanismo alicantino. Es la previsión de un incremento en la llegada de basura a la planta de tratamiento de residuos de la ciudad no previstos en la contrata y que supondrían un ingreso siete millones en las arcas municipales. El Ministerio de Hacienda, que tiene las cuentas locales intervenidas, considera este incremento un “incumplimiento” de ley, pero lo tolera siempre que la previsión se demuestre cierta.

El recelo del ministerio que dirige Cristóbal Montoro no es extraño en Alicante, donde colectivos vecinales y oposición política han pedido en numerosas ocasiones que se controle una contrata que no tiene a la ciudad limpia. En la mayor época de recortes de la historia de la Administración alicantina, la denominada contrata del siglo (435 millones en ocho años) sigue encareciéndose pese a que el Real Decreto Ley aprobado en 2013 por el Gobierno no permite el sobrecoste de las contratas municipales en Ayuntamientos rescatados por el Gobierno central, como es el caso de Alicante.

Hacienda pide fiscalizar la gestión de los residuos tras rescatar a la ciudad

La ciudad destinará en 2015 un 13% de su presupuesto al pago de una deuda que en 2013 era de 166 millones y al final de 2015 será de 112 millones. Hacienda, tras aceptar los razonamientos de Alicante para aumentar el gasto en la contrata de residuos, advierte que de no darse los ingresos esperados, “deberán acometerse bajas en los créditos del presupuesto de gastos”. Es decir, recortar más aunque los técnicos de Montoro no especifican en qué área.

Miguel Ángel Pavón, de Esquerra Unida, criticó la confianza que se pone en una planta de tratamiento de residuos que en 2013, según él, “solo recicló el 22% de la basura que trató”. La planta, que costó 17 millones (el 80% pagado por la Unión Europea) es, además, foco de quejas vecinales en las partidas rurales donde se ubica.

La alcaldesa, recuerda Pavón, “se olvida de que en las elecciones de 2011 prometió que no traería a Alicante más basuras de otras comarcas y el próximo año enterraremos más de otras comarcas que la que genera Alicante”. Unas 170.000 toneladas, aproximadamente.

El que posiblemente sea el último presupuesto de Castedo como alcaldesa del Partido Popular en Alicante deja en buen lugar a las empresas relacionadas con Ortiz, con quien podría verse de compañera de banquillo ante un tribunal en 2015. Las empresas del también constructor ingresarán 44 millones de un presupuesto de 240,2.

Las estimaciones de gastos e ingresos serán hoy muy criticadas por una oposición que los califica de injustos, pero que han sido defendidos por el concejal de Hacienda, Juan Seva, como unas cuentas “saneadas y equilibradas”, acordes con la realidad de la crisis económica. Tanto sindicatos como partidos, sin embargo, hablan de recortes en materias sensibles como es el área Acción Social, menguada en su presupuesto hasta en un 23% desde 2011. Empleo ha pasado de 2,4 millones a tener 1,2 presupuestados.

“Por cada euro de inversión en la ciudad, el Ayuntamiento gastará 4,4 euros en pagar la deuda y 6,5 euros en pagar un servicio de Ortiz”, resumió el único concejal de UPyD en el Consistorio, Fernando Llopis. “Todo se basa en una previsión irreal de ingresos, grandes subidas de impuestos y menos inversión en la ciudad”, resume.

En el análisis que la formación hace del plan de cuentas de los populares, destacan una subida del Impuesto de Bienes Inmuebles del 41% con respecto al inicio de legislatura. Respecto al ICIO (Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras), el Ayuntamiento estimaría 2,3 millones de recaudación frente a los 272.056. En el despacho de la formación se bromeaba sobre este nuevo aluvión de la construcción que solo el PP detecta.

Más información