Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Galaxia de libros sobre el mapa

'El mapa de las librerías de Madrid', pone sobre el plano 122 establecimientos de la capital

Presentación del mapa de las librerías de Madrid.
Presentación del mapa de las librerías de Madrid.

En el centro de Madrid hay una variopinta fauna libresca. Pequeñas librerías enfocadas a los lanzamientos independientes o gigantescas superficies llenas de volúmenes. Coloridos espacios de libros ilustrados o rincones para la poesía, los viajes, el arte o la temática LGTB, librerías con cafés, vinos, vinilos o todo tipo de gagdets relacionados (o no) con la literatura. A visibilizar esa tupida red se dedica El mapa de las librerías de Madrid, que coloca sobre el plano de la ciudad 122 de esos establecimientos y que fue presentado ayer en uno, Tipos Infames.

“El proyecto parte de la idea de que, además de como editores, tenemos que actuar como agentes culturales. Queremos potenciar el punto de venta, que se la juega a diario, en un momento en el que las dinámicas del mercado hacen difícil el día a día”, explica Enrique Redel, de Impedimenta, editorial integrante de la asociación Contexto, promotora de esta iniciativa que llevará los mapas gratuitos a librerías, instituciones culturales y puntos de información del Ayuntamiento.

Además de la citada, otras cuatro editoriales —Libros del Asteroide, Nórdica, Periférica y Sexto Piso— forman parte de Contexto, todas ellas surgen de la penúltima generación del gran florecimiento de editoriales independientes de los últimos años.

Contexto, distinguida en 2008 el Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural, sigue, tratando de tirar del carro literario en tiempos de crisis. “El mundo del libro es la industria cultural que mejor se financia y, por ello, la que tiene menos ayudas públicas”, dice Julián Rodríguez de Periférica. “Alimenta a un número ingente de personas: editores, maquetadores, diseñadores, libreros… Se han cargado mucho las tintas en la situación de otros sectores de la cultura como las artes escénicas o visuales, y menos en este”.

"Hay los mismos lectores, pero compran menos”, se dice en el gremio

De hecho, las ventas en 2013 disminuyeron un 10,69% respecto al año anterior, según datos de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL). El porcentaje de lectores de libros alcanza en España el 63% de la población, según cifras del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, por debajo del 70% de media europea.

“Vivimos en una sociedad de consumo sin consumo”, opina Fernando Valverde, secretario del Gremio de Libreros de Madrid, quien, además, lamenta la desaparición de compra pública por parte de bibliotecas, colegios, instituciones o universidades, con gran perjuicio para el sector de la letra impresa. ¿Los lectores? “Siguen siendo los mismos, pero compran menos. Así que la competencia por ellos es mayor”.

Sin embargo, como contrapartida positiva, siguen abriendo librerías valientes, mientras que otras cierran, algunas, incluso, de notable trayectoria como Crisol, Fuentetaja o La Regenta. “Las que cierran se compensan con las que abren”, dice Valverde, que desde el gremio está al tanto del ritmo de aparición y desaparición. Y muchas tratan de diversificar su oferta con otros productos relacionados con el libro (el binomio papelería librería es un clásico, sobre todo en establecimientos de barrio, que en su versión moderna ofrece camisetas, objetos artísticos, artículos curiosos o lo que se tercie) u ofreciendo servicio de cafetería, que no hay que poner todos los huevos en el mismo cesto. La buena noticia es que el sector del libro conserva el IVA reducido del 4% frente al 21% que sufren otras disciplinas culturales.

Del sector vive un número ingente de personas

Julián Rodríguez (editor)

Zonas como Malasaña y Chueca o Lavapiés, a pesar de todo, contienen una prodigiosa cantidad de librerías (es difícil saber cómo sobreviven tal como pintan las cosas, o si vivimos una burbuja), como se puede apreciar en el apretado mapa; la densidad, como en una galaxia, se va rebajando según se avanza hacia la periferia. Las zonas externas a la almendra central no se contemplan en el plano, aunque es deseo de los editores incluirlas en próximas ediciones.

Un mapa para los madrileños pero también para los turistas, para ir a tiro fijo a por un libro o para pajarear toda una tarde curioseando de librería en librería. “Queremos animar también a que el ocio este asociado con el libro y la librería”, dice Diego Moreno de Nórdica. “Hacer una ruta de librerías por barrios como Lavapiés también puede convertirse en una costumbre y es, además, una manera de dinamizar los barrios a través de estos establecimientos”. El mapa, además, puede ser una buena manera de orientarse durante el Día de las Librerías que el 28 de noviembre tratará de atraer a los lectores hacia esta telaraña mediante actividades diversas.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram