Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Artur Mas: “No fueron ‘hackers’ amateurs”

El presidente de la Generalitat denuncia un ataque informático el 9-N que puso en riego el acceso al SEM

El recuento de votantes en un instituto en Sant Vicens Dels Horts. Ampliar foto
El recuento de votantes en un instituto en Sant Vicens Dels Horts.

El presidente catalán, Artur Mas, ha denunciado esta mañana que los sistemas informáticos de la Generalitat sufrieron un "ataque organizado durísimo" durante el 8 y 9 de noviembre, coincidiendo con el proceso participativo, un ataque que, "por su envergadura no puede ser de hackers amateurs". La denuncia había sido realizada también esta misma mañana por Felip Puig, el consejero de Empleo y Empresa.

En rueda de prensa tras la reunión del Gobierno catalán, Mas ha explicado que las peticiones de información sobre sistemas operativos de la Generalitat se multiplicaron el día 8 por 20.000 y, en el 9N, por 60.000, respecto a un día ordinario. "Nunca se había sufrido un ataque organizado de este volumen", ha asegurado.

"No pueden ser hackers amateurs o tuiteros amateurs, hay otra cosa que estamos analizando. No podemos señalar a nadie en este momento, pero es un hecho absolutamente inusual", ha afirmado Mas, quien ha relatado que el ataque "puso en riesgo temas tan sensibles como el acceso al Servicio de Emergencias Médicas (SEM) y a historiales clínicos, o las recetas electrónicas".

Nunca se había sufrido un ataque organizado de este volumen

Artur Mas

Por su parte, Puig ha calificado la obstaculización como "ataques cibernéticos de primer orden mundial" durante su discurso de inauguración del congreso BDigital Apps en Barcelona. El consejero también ha compartido que no se trata de hackers amateurs. "La seguridad de los sistemas informáticos del país estuvo puesta en tensión como consecuencia del 9N", ha afirmado Puig. El pasado sábado, el día antes del proceso participativo, la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural denunciaron ser víctimas de ataques informáticos con el objetivo de bloquear tanto los teléfonos desde donde organizaron la consulta del 9N como sus páginas web. De igual manera, la web oficial de la Generalitat pasó varias horas sin funcionar o haciéndolo con dificultades durante la víspera del 9N.