El empresario Jorge Dorribo vuelve a la cárcel tres años después

Está acusado de quebrantar las medidas cautelares impuestas por la juez

De poco le sirvió presentarse ayer en los juzgados de Lugo para esquivar la prisión al empresario Jorge Dorribo, cerebro de la supuesta trama acusada de defraudar subvenciones públicas que dio origen a la Operación Campeón. La titular del Juzgado de Instrucción número 3 de esa ciudad, Estela San José, había ordenado el pasado jueves la detención de Dorribo, en libertad condicional desde hace tres años, por quebrantar las medidas cautelares impuestas contra él al no cumplir con la obligación de presentarse semanalmente en las dependencias judiciales. Tras conocer la orden de arresto, el propietario de la farmacéutica Nupel acudió a media mañana de ayer voluntariamente al juzgado, del que salió poco después camino de la cárcel provincial de Bonxe.

 Dorribo ya estuvo ingresado dos meses y medio en esa misma prisión en la primavera de 2011, tras ser detenido en la Operación Campeón, en la que también fue arrestado, entre otros, el entonces director del Instituto Galego de Promoción Económica (Igape), Joaquín Varela, con quien el empresario negociaba subvenciones para sus empresas. El caso también forzó la dimisión de los diputados autonómicos del PP Pablo Cobián y del BNG Fernando Blanco, ambos imputados por la juez. Dorribo logró salir de prisión tras colaborar con la magistrada en la investigación y acusar al entonces ministro de Fomento, José Blanco, de recibir un soborno por gestiones a favor del empresario lucense. Pero este nunca pudo probar esas acusaciones, y Blanco quedó libre de cargos tras una exhaustiva investigación del Tribunal Supremo.

El nuevo ingreso en prisión de Dorribo se produce cuando este había iniciado una nueva aventura empresarial en el norte de Portugal, con la venta de quesos y muebles. En la decisión de la juez Estela San José pesó también el riesgo de fuga, después de conocerse que el fiscal del caso pide para el empresario 24 años de cárcel y multas de más de 16 millones de euros. La magistrada está a punto de comunicar a las partes la fecha para la celebración del juicio. El ministerio fiscal acusa a Dorribo de delitos contra la hacienda pública, falsedad documental, soborno, blanqueo de capitales, además de delito contable y de insolvencia punible. A estos cargos se unirá en breve el de quebrantamiento de las medidas cautelares.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS