Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP y los empresarios hacen el vacío a Sonia Castedo en un acto con el Rey

La organización saca a la alcaldesa de Alicante de la foto de familia con Felipe VI

La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, saluda al presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios, Vicente Boluda. Ampliar foto
La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, saluda al presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios, Vicente Boluda.

El aislamiento de la alcaldesa Sonia Castedo por parte del propio PP se ha hecho patente hoy durante la cumbre del Instituto de Empresa Familiar (IEF) que estos días se celebra en Alicante. Imputada en dos casos de presunta corrupción urbanística, a la alcaldesa alicantina le ha costado encontrar hueco en los corrillos formados por políticos y empresarios tras la inauguración del congreso del Instituto de la Empresa Familiar, oficiado por el rey Felipe VI.

La posición del PP con respecto a Castedo ha pasado de la sonrisa protocolaria al trato frío. El partido lleva meses intentando que dimita y el viernes pasado el presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, pronosticó un encuentro “incómodo” que más bien ha resultado de una frialdad poco usual. La presión que el partido lleva poniendo sobre la regidora ha subido un escalón después de que el pasado viernes la obligaran a apoyar una declaración institucional del Pleno que rige para que los partidos políticos no incluyan a imputados en sus listas.

Tras los parlamentos de apertura, al grueso del grupo político del PP con Fabra a la cabeza se le vio departir en la pausa del café con importantes empresarios del calzado como Juan Perán (Pikolinos) u otros como el presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios, Vicente Boluda, o Juan Roig, dueño de Mercadona. Castedo, una política atrincherada en su Ayuntamiento, siempre se mantuvo en la periferia.

Ni siquiera entró en el corrillo de políticos formado cuando Felipe VI se despidió de la gente aglomerada a las puertas del Auditorio de la Diputación Provincial de Alicante. Castedo se fue sin despedirse de sus compañeros de partido mientras Fabra, que apenas cruzó mirada con ella, departía con el delegado de Gobierno, Serafín Castellano; su vicepresidente y líder de los populares en la provincia de Alicante, José Císcar, la presidenta de la Diputación, Luisa Pastor, y la alcaldesa de Elche, Mercedes Alonso.

En las últimas semanas se especuló mucho sobre la foto del rey junto a una política atrapada desde hace años en la instrucción de dos casos por los que se le imputan cinco delitos, más después de una semana en la que la gran redada policial de la Operación Púnica ocasionó todo un terremoto político con el desmantelamiento de una trama político empresarial en varias comunidades autónomas. La alcaldesa no posó en la foto de familia con el monarca, como es habitual en la primera autoridad municipal en las presentaciones oficiales.

El saludo de Felipe VI

Felipe VI saludó cortesmente a la alcaldesa en la recepción de autoridades, si bien la organización de la cumbre empresarial ha intentado disminuir el impacto de la presencia de Castedo. Sentada a cinco asientos de distancia del monarca, la organización ha evitado que diera la bienvenida a los miembros del IEF al contrario de los ocurrido en las anteriores cuatro cumbres previas a esta con los alcaldes de Valladolid, Barcelona, Jerez y Santander, que sí intervinieron en los parlamentos inaugurales. En aquellas ocasiones, también oficiaron los alcaldes los cócteles de bienvenida celebrados el día previo a las inauguraciones. No fue el caso ayer en Alicante: el cóctel se celebró en Elche y fue Mercedes Alonso, alcaldesa ilicitana, la que hizo de anfitriona. Castedo ni apareció.

La alcaldesa, quien aseguró hace meses a los suyos que morirá matando antes de dimitir, intentó sacar algo de rédito a la visita de Felipe VI. Fue muy hábil colocándose en la puerta de salida del ADDA, retardando su salida hasta coincidir con el rey bajo el umbral de la salida. El monarca se despidió con un “hasta luego” de Castedo y ella obtuvo la imagen que todo alcalde persigue junto a un rey: la de ella saliendo junto a Felipe VI de un edificio a cuyas puertas esperaba la ciudadanía que quería saludar al Jefe de Estado.

Más información