Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Consulta Catalana 2014

Mas renuncia a publicar el censo electoral y pone en jaque la consulta

Duran apremia al Gobierno catalán a que diga si el 9-N es o no posible

Carme Forcadell y otros dirigentes de la ANC en la presentación de la campaña para el 9-N, este viernes.
Carme Forcadell y otros dirigentes de la ANC en la presentación de la campaña para el 9-N, este viernes.

Cada día que pasa hay nuevas evidencias de que la consulta sobre la independencia del 9 de noviembre no podrá celebrarse. Aunque la Generalitat aseguraba hace pocos días que lo tenía todo a punto para organizar la votación, la suspensión del decreto de convocatoria por parte del Tribunal Constitucional ha puesto en evidencia que no era así. El Gobierno catalán incumplió ayer un nuevo plazo para poder organizar el 9-N con garantías legales. Concretamente, no publicó el censo electoral en el Diario Oficial de la Generalitat. Y eso que debía hacerlo según el decreto que firmó Artur Mas. El Gobierno de CiU insiste en que podría publicarlo los próximos días, pero ya fuera de plazo.

En el bloque de partidos pro consulta crece el desencanto y tanto Unió como Iniciativa piden que el presidente catalán aclare rápidamente si habrá o no referéndum. La falta de censo es producto de otros fallos en la cadena organizativa del 9-N. Esta semana ya han vencido plazos para otros trámites que la Generalitat tampoco ha cumplido, como la solicitud de voto anticipado o el registro de votantes extranjeros residentes en Cataluña. El último día para la inscripción de extranjeros para votar en la consulta solo se habían inscrito 2.379 extranjeros para votar de los 1.158.472 que viven en Cataluña. La previsión era que la lista provisional de personas llamadas a participar en la consulta se publicara hoy, 10 de octubre, y que este registro se convirtiera en definitivo el día 16, tras unos días reservados para solicitar modificaciones, altas y bajas, con el fin de publicarlo el 17. Según el decreto de convocatoria de la consulta, el registro de participantes está configurado con los datos del Registro de Población de Cataluña y el de catalanes en el exterior, que creó el Gobierno catalán.

La Generalitat insiste en que no todo está perdido. De hecho argumenta que no está obligada a cumplir los plazos del decreto porque este se encuentra suspendido y, por lo tanto, no es necesario cumplirlo a rajatabla. Pero esos desajustes están provocando gran tensión en el bloque soberanista, que posiblemente se volverá a reunir el lunes en una cuenta atrás ya definitiva. En privado la mayor parte de formaciones admite que Mas está en una situación desesperada y sin plan alternativo que no sean unas elecciones anticipadas. Josep Antoni Duran Lleida, líder de Unió, apremió ayer a que se diga si habrá o no consulta. “No me pasa por la cabeza otra consulta que no sea la que debe estar amparada en la ley”, afirmó ayer el democristiano.

Iniciativa sigue apostando por una consulta con todas las garantías democráticas, digna y que no se degrade. “No se tiene que hacer para salvar a nada ni a nadie”, señalaron fuentes de la formación en alusión a la intención del Ejecutivo de hacer una votación que penda de los artículos (como el 43, que desarrolla los procesos de participación ciudadana) que no ha suspendido el Constitucional de la Ley de Consultas. Alicia Sánchez-Camacho, líder del PP en Cataluña, recalcó que ese paraguas jurídico no es válido porque igualmente la Generalitat carece de competencias sobre la soberanía. “Si la hace sin garantías democráticas será el hazmerreír internacional”, se jactó la popular, que instó a Mas a no “engañar” más a nadie y reconozca ya que no habrá 9-N.

Los organizadores de las consultas populares no vinculantes en 2009 no quieren oír hablar de que se pueda celebrar un sucedáneo de votación como la que impulsaron porque sostienen que sería un “bucle surrealista”. Y recuerdan que las condiciones han cambiado respecto a entonces: se ha pasado de una movilización a una mayoría política en el Parlament en favor de la consulta. La percepción que realiza el colectivo es justo al revés que la tienen fuentes próximas al Ejecutivo central que consideran que un sucedáneo de consulta sería la mejor fórmula para desacreditar el soberanismo. El 9-N está cada vez más debilitado pero ayer recibió una doble inyección de ánimo: el Barça se adhirió al Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, que integra a 3.000 entidades en favor de la consulta. El club asegura que no ha recibido presiones políticas para dar el paso. Y el diario The Independent publicó un artículo firmado por Josep Guardiola, el tenor Josep Carreras, el científico Joan Massagué, el músico Jordi Savall y los catedráticos de economía Xavier Sala i Martín (Universidad de Columbia) y Pol Antràs (Harvard) en el que defienden el referéndum. “No es una cuestión de independencia. Es una cuestión de democracia y dignidad”, afirman.

Una campaña de 200.00 euros semanales

CLARA GIL

Ara es l`hora (Ahora es la hora), la campaña publicitaria de la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural para buscar apoyos para la independencia cuesta 200.000 euros semanales. Así lo ha confirmado su responsable, Oriol Soler, en rueda de prensa este viernes. La campaña la lidera la agencia de estrategia Blue State Digital, que colaboró entre otros con la campaña de Barack Obama para las presidenciales de Estados Unidos, la de Enrique Peña Nieto en México o Dilma Rousseff en Brasil. La ANC prevé financiarla con donativos de sus socios y simpatizantes. Este viernes su web www.araeslhora.cat ya permitía realizar donativos: desde 20 euros para carteles publicitarios en una parada de autobús hasta los 2.500 euros necesarios para financiar una semana de campaña puerta a puerta.

La campaña cuenta, entre otras actuaciones, con la colocación de una lona gigante en la fachada de la Casa Milà de Barcelona que reza “Queremos un país nuevo” en 20 idiomas. También habrá siete autobuses publicitarios que circularán por el área metropolitana de Barcelona. Además, las dos asociaciones independentistas continuarán este sábado con la campaña puerta a puerta en más de 250 municipios, entre ellos Terrassa, Castedefells o Mataró. También están preparando el acto central el próximo 19 de octubre, que tendrá lugar en la plaza de Catalunya. La ANC espera que acudan al acto representantes de todas las fuerzas soberanistas. Unió ha anunciado que no participará en la campaña pero que sus militantes podrán colaborar “a título individual”.

Más información