Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos defienden el cierre al tráfico del centro de Madrid

Denuncian que los "titubeos" del Ayuntamiento se deben a "presiones de los empresarios"

Los vecinos defienden el cierre al tráfico del centro de Madrid Ampliar foto

La Federación de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) ha apostado esta tarde de forma contundente por el cierre del tráfico en el centro de la capital, y lamentó “los titubeos” de última hora del Ayuntamiento de la capital (PP), que achaca a “las presiones del sector empresarial”.

El concejal de Medio Ambiente, Diego Sanjuanbenito, y el edil de Centro, David Erguido, celebraron el pasado jueves una reunión con asociaciones vecinales y de comerciantes que ilustró el fuerte conflicto de intereses entre unos y otros.

Tanto el presidente de los empresarios madrileños, Arturo Fernández, como el de la Confederación de Comercio, Hilario Alfaro, han hecho públicas sus reticencias al proyecto municipal, que prevé cerrar al tráfico el 1 de enero un área de 190 hectáreas, sumándose así a las 162 en las que ya está restringido en Centro.

22 cámaras vigilarán que sólo los vecinos puedan callejear; el resto de vehículos privados podrá circular únicamente por las grandes arterias so multa de 90 euros.

A la reunión del jueves no se invitó a la FRAVM ni a asociaciones vecinales afectadas (La Latina, Universidad, La Corrala, Barrio de Justicia y Chueca). El presidente de la asociación de Las Cavas, Saturnino Vera, ha asegurado hoy mediante un comunicado que “había cerca de 40 representantes del comercio, y en ningún momento se habló de los 150.000 vecinos que viven en Centro, ni de tráfico y, menos aún, de soluciones medioambientales”. “De lo único de los que se habló, por parte de los comerciantes, es que no es el momento, que la cosa está muy mal, y que es mejor posponer la medida”, ha explicado.

El plan inicial del Ayuntamiento era restringir la circulación en un área de 50 hectáreas entre Gran Vía, la Puerta del Sol y las calles Mayor y de Bailén. Ese perímetro se amplió luego a 190 hectáreas a petición precisamente de los vecinos.

El área entrará en funcionamiento el 1 de enero; las condiciones de su ampliación hasta la ronda de Segovia serán negociadas sin embargo con vecinos y comerciantes para recoger sus propuestas. Entre ellas, según se mencionó el jueves, que se avise a los conductores si los 13 aparcamientos encerrados en el área restringida están llenos antes de entrar al perímetro y arriesgarse a la multa. O que se modulen los horarios y condiciones de la carga y descarga.

Hasta final de año se celebrarán numerosas reuniones técnicas para ajustar las condiciones del área restringida.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información