Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
política

La ANC no se vincula a la soberanía vasca en su presentación en Euskadi

“Aquí no está tan arraigada una gran masa civil”, apunta la asamblea catalana

La concentración de la ANC en Bilbao. Ampliar foto
La concentración de la ANC en Bilbao. AFP

Ni era 11 de septiembre, día de Cataluña, ni estaban en Barcelona, pero unas 200 personas se han reunido este martes, esteladas —y alguna ikurriña— en mano, para dibujar una pequeña V gigante en la estrecha calle San Vicente en Bilbao. La Asamblea Nacional Catalana (ANC) se ha anticipado a La Diada del próximo jueves para presentar su “asamblea exterior” en Euskadi y llevar el apoyo al soberanismo fuera de Cataluña. El vicepresidente de la ANC, Jaume Marfany, sin embargo, lo dejó claro: Su objetivo no es luchar por la soberanía vasca “ni interferir en otros países, sino difundir el proceso catalán”.

“Euskadi y Cataluña estamos en el mismo camino pero los procesos son radicalmente diferentes”, remarcó el vicepresidente. “No está tan arraigada esta gran masa de la sociedad civil que funciona de manera independiente a los partidos políticos”.

“A nivel de asamblea no representamos a ningún grupo”, apuntó Juanjo Pallarés, uno de los portavoces de la ANC Euskal Herria, compuesta por unos cincuenta miembros, en su mayoría son catalanes con lazos profesionales o familiares en el País Vasco. “Pero es verdad que lo habitual es tener vínculos entre las soberanías”, reconocía.

“Si se puede dar a conocer la experiencia para que alguien la aproveche como base o idea, perfecto, pero no es nuestro objetivo”, remarcó Pallarés. “Cada uno a nivel particular podrá movilizarse por cualquier otra idea, pero no como ANC”.

Sujetando cartulinas rojas y amarillas, y con camisetas que decían en euskera “Yo creo en la democracia, ¿y tú?”, han formado parte de la V, por ejemplo, el secretario general del sindicato ELA, Adolfo Muñoz; dirigentes abertzales como Tasio Erkizia y Karmelo Landa e integrantes de plataformas vascas soberanistas como la Red Independentistak o Gure Esku Dago, que el pasado 8 de junio organizó una cadena humana de Durango a Pamplona y que podrían aspirar a convertirse en una ANC vasca. El sindicato LAB ha anunciado el martes, además, que también se unirá el jueves a La Diada en Barcelona.

“Todavía falta que esa base de votantes que existe protagonice un gran movimiento social”, manifestó Gorka Knörr, ex secretario general de Eusko Alkartasuna y cantautor que se sumó ayer a la presentación para cantar L'estaca en el Kafe Antzokia. “Nos quedan por dar muchos pasos intermedios, pero el ejemplo catalán sirve para que la gente se plantee la opción”.

La Asamblea Nacional reúne en Bilbao a unos 200 simpatizantes

La ANC Euskal Herria lleva funcionando, aun así, desde febrero como una de las 30 plataformas para dar a conocer fuera de Cataluña —en Francia, Holanda o Escocia— la “información de la manera más veraz posible”, explicó Marfany, que quiso dejar claro que la asamblea “no forma parte de partidos, sino de la sociedad civil. Todo el que ingresa lo hace a título personal”. Su objetivo “común y único” inmediato es que se celebre el referéndum del próximo 9 de noviembre para “conseguir una Cataluña independiente”.

El vicepresidente está convencido de que se hará la votación “basándose en la legalidad catalana”, aunque la asociación ya pidió ayer a los manifestantes las firmas para pedir al Parlamento de Cataluña que haga una declaración bilateral “en caso de que no se pudiera votar”. Junto a los documentos, los simpatizantes podían hacerse con toda una colección de souvenirs catalanes, desde llaveros y pegatinas con esteladas pintadas hasta mecheros y banderas.

El caso vasco es, como señaló Knörr, será diferente hasta que “los políticos dejen de tirarse los trastos sobre el derecho a votar a la cabeza y la base social deje de mirar el proceso como un partido de tenis”.