Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un nuevo plan de sondeos petrolíferos pone en alerta a la costa de Castellón

Medio Ambiente consulta a Peñíscola sobre posibles afecciones de un proyecto en Tarragona

Ecologistas a bordo de un en el puerto de Castellón para protestar contra las prospecciones.
Ecologistas a bordo de un en el puerto de Castellón para protestar contra las prospecciones.

A los Ayuntamientos costeros del norte de Castellón se les abre un nuevo frente. La filial Repsol Investigaciones Petrolíferas, SA (Ripsa), ha solicitado recientemente los permisos para realizar sondeos sísmicos para buscar petróleo frente a las costas de Tarragona. El proyecto se realizará desde la plataforma Casablanca (a unos 40 kilómetros al norte de la provincia catalana) y se ha solicitado para las pastillas denominadas Rodaballo Este 1 y Casablanca Oeste 1 a 3. La dirección general de Calidad y Evaluación Ambiental del ministerio de Medio Ambiente acaba de abrir el periodo de consultas para que las Administraciones y colectivos afectados se pronuncien sobre el alcance de este nuevo proyecto de sondeos sísmicos para buscar petróleo. Y la consulta ha llegado a la provincia de Castellón.

El Ayuntamiento de Peñíscola emitió el pasado jueves un comunicado para informar de que la junta de gobierno local iba a reclamar una evaluación pormenorizada de los impactos de los sondeos sobre la economía local y el medio ambiente, con especial atención en el sector pesquero y turístico. El comunicado, no obstante, hablaba por error de los sondeos que Cairn Energy tiene previsto iniciar a finales de año en el entorno de Columbretes y no de que esta consulta tiene por objeto un nuevo proyecto desconocido para el resto de Consistorios. Desde el Consistorio apuntaron ayer que los términos de la oposición a este plan se mantienen.

Los alcaldes de Benicarló y Vinaròs (municipios situados al norte de Peñíscola) aseguraron ayer que no habían recibido la consulta para alegar a los nuevos planes sísmicos cuya afección, dada la consulta a Peñíscola, llega a la provincia. “Vamos de sorpresa en sorpresa”, manifestó el regidor de Benicarló, Marcelino Domingo (PP), uno de quienes lideró las protestas para la paralización de la plataforma Castor frente a Vinaròs. Domingo apuntó que pedirá información de los planes de Ripsa y que, no obstante, ya anuncia su oposición. “Visto la experiencia que hemos tenido en la zona, nos vamos a oponer a estos nuevos sondeos, parece que ahora hay un boom de estudios para buscar petróleo y habría que replantearse qué política energética queremos seguir, sobre todo visto la experiencia que hemos tenido aquí”, se quejó.

El alcalde de Vinaròs, el también popular Juan Bautista Juan, manifestó que esperarán a conocer en qué consiste este nuevo proyecto antes de emitir un pronunciamiento.

Desde colectivos ecologistas ya han presentado alegaciones a estos nuevos planes. Greenpeace solicitó a finales del mes pasado que se denegaran en base al “elevado” impacto medioambiental. También se ha personado en el expediente Aliança Mar Brava, una plataforma de Baleares que lucha contra las prospecciones. Su portavoz, Carlos Bravo, recordó que la plataforma Casablanca fue la causante de un vertido hace años.

Este nuevo expediente se inicia cuando está cerca de su fase final la declaración de impacto ambiental que dará vía libre (o paralizará) los sondeos sísmicos de Cairn Energy en el Golfo de Valencia y en el entorno de las islas Columbretes. Este proyecto ha puesto en pie de guerra a pescadores, Auntamientos y colectivos ecologistas y sociales.