el final de ETA

Sortu y Bildu se unen al homenaje a Korta, asesinado por ETA

La fundación del empresario mantiene conversaciones con todos los partidos

Un hermano de Joxemari Korta (izquierda) saluda a Pernando Barrena y a Martín Garitano.
Un hermano de Joxemari Korta (izquierda) saluda a Pernando Barrena y a Martín Garitano.J. E. (EFE)

“La única manera de salir adelante es que cada uno dé los pasos que debe dar y eso obligará también a los demás a dar los necesarios para una convivencia pacífica en este país”. Jesús Mari Mujika, portavoz de la Fundación Joxemari Kortaren Bidetik (Por el camino de Joxemari Korta), convocante del acto, lo dijo este viernes en Zumaia (Gipuzkoa) durante el homenaje al empresario asesinado por ETA hace 14 años.

Y lo aseguró no solo frente a los representantes institucionales y políticos que han permanecido allí, año tras año, aguantando en silencio los envites del terrorismo. También, ante el diputado general de Gipuzkoa, Martín Garitano, de Bildu, que acude al tributo desde 2012, y, sobre todo, frente a Pernando Barrena, uno de los herederos de la extinta Herri Batasuna, y actual portavoz de Sortu.

Más información
Los familiares de Korta censuran la justificación política de la violencia
Garitano asiste al homenaje a un empresario vasco asesinado por ETA
ETA asume los atentados contra Indiano, Recalde y la familia Korta
ETA extrema su desafío con el asesinato de un empresario vasco

El homenaje se celebró en el mismo lugar donde un coche bomba mató a Korta en el año 2000. El presidente de la patronal vasca Confebask, Miguel Ángel Lujua, y de la guipuzcoana Adegi, Pello Gibelalde, recibieron a las delegaciones de la Diputación de Gipuzkoa, encabezada por los diputados forales Ikerne Badiola y Jon Peli Uriguen —Garitano llegó más tarde—; de Sortu, representada por Pernando Barrena; y de Eusko Alkartasuna —Peio Urizar—. Varios familiares de Joxe Mari Korta, entre ellos su viuda, Marian Zearreta, y su hijo Lander, y el hermano de la víctima —que saludó a Barrena— secundaron el acto de manera silenciosa.

La fundación dedicada a mantener vivos los valores del empresario Korta está trabajando de forma callada por un “futuro mejor”. Sus miembros se han reunido en los últimos meses con “la mayoría” de los partidos vascos, aunque sin precisar cuáles, con el objetivo de construir una Euskadi en paz que dejar en herencia a las próximas generaciones. Este esfuerzo discreto de Bidetik ha facilitado, según algunas fuentes, contar con la presencia del dirigente abertzale Barrena en un homenaje plural a una víctima del terrorismo de ETA.

Si en el aniversario del pasado año la Fundación presentó un decálogo para la convivencia, este viernes sus miembros apostaron por dar las gracias a quienes “superando el odio y la venganza y desde una lectura honrada de lo que ha pasado en este país en los últimos 50 años”, están dando pasos a favor de la convivencia, “usando también la autocrítica, cuando es necesario”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Mujika advirtió, no obstante, que frente a esos existe un núcleo de personas que “todavía no quieren o no se atreven a dar esos pasos”, para decirles que “intentar justificar la propia inoperancia basándose en la de otros no sirve para nada”.

El Gobierno vasco también envió una importante delegación encabezada por la consejera de Desarrollo, Arantza Tapia, que llegó junto al responsable de la Secretaría de Paz y Convivencia, Jonan Fernández, y la directora de Víctimas y Derechos Humanos, Mónica Hernando.

Sobre la firma

Pedro Gorospe

Corresponsal en el País Vasco cubre la actualidad política, social y económica. Licenciado en Ciencias de la Información por la UPV-EHU, perteneció a las redacciones de la nueva Gaceta del Norte, Deia, Gaur Express y como productor la televisión pública vasca EITB antes de llegar a EL PAÍS. Es autor del libro El inconformismo de Koldo Saratxaga.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS