Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una juez reclama a Pujol el testamento de su padre y pide datos a Suiza y Andorra

El expresidente catalán recibe en Queralbs una citación de la Agencia Tributaria

Solo un día después de que dijera que estaba “a disposición de toda instancia jurídica o tributaria que me quiera llamar”, el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol recibió este viernes noticias de ambos. La titular del juzgado de instrucción 31 de Barcelona, que investiga el fraude fiscal confesado por Pujol de mantener una fortuna en el extranjero investiga el fraude fiscal confesado por Pujol de mantener una fortuna en el extranjero, envió comisiones rogatorias a las autoridades de Suiza y de Andorra. El objetivo es que las entidades financieras de ambos países informen sobre cuentas bancarias o instrumentos financieros de cualquier tipo a nombre de la familia Pujol o de quienes figuren como autorizados. A su vez, dos funcionarias de la Agencia Tributaria se personaron en su residencia veraniega del municipio gerundense de Queralbs (Girona) para entregarle una citación.

La juez también requirió a Pujol para que aporte el testamento de su padre Florenci, así como la aceptación de su herencia que hicieron él y su esposa, Marta Ferrusola. En el comunicado entregado a la prensa en el que Pujol confesó el pasado 25 de julio la evasión fiscal atribuía el dinero que tenía en el extranjero —no especificó la cantidad ni el país— a una herencia de su padre, que este dejó a Marta Ferrusola y a los siete hijos del matrimonio: Jordi, Josep, Marta, Pere, Oriol, Mireia y Oleguer.

Asimismo, la juez ha pedido a Hacienda las declaraciones de IRPF y de patrimonio que supuestamente han presentado Pujol, su esposa y sus siete hijos. Estas deberán ir acompañadas de toda la documentación que entregaron los Pujol para regularizar esos fondos, admitiendo de facto los rendimientos opacos ocultos en el extranjero.

De esa forma, la juez ha empezado la investigación contra quien había encarnado una de las instituciones más emblemáticas de Cataluña, el expresidente Pujol, y su esposa, Marta Ferrusola. El caso se ha abierto a raíz de una denuncia del pseudosindicato Manos Limpias contra ambos por los delitos de cohecho, prevaricación, malversación, tráfico de influencias, delito fiscal, falsedad en documento público y blanqueo de capitales tras hacerse pública la confesión. La querella entró en el juzgado el 31 de julio, y casi al unísono, la Fiscalía Anticorrupción solicitó las primeras diligencias, que ahora la juez ha ordenado.

Pujol, de 84 años, vive apartado en el Pirineo catalán el terremoto que ha causado con su confesión. A las once y media de la mañana del viernes, dos funcionarias de la Agencia Tributaria subieron casi corriendo la cuesta que lleva a su casa en Queralbs. Poco después, el expresidente salió de nuevo a pasear por el pueblo, de 185 habitantes, y contó que habían ido a entregarle una citación para ir a rendir cuentas ante Hacienda. Pero se negó a facilitar más detalles. “Ya dije lo que tenía que decir, hoy no voy a decir nada más, hacedme un favor y ahora dejadme tranquilo”, terminó.

Una actitud que dista bastante de la que mostró el jueves. Este viernes, acompañado de Marta Ferrusola, que aún no se había dejado ver en el municipio, no quiso hablar con los reporteros. El jueves rompió el silencio 13 días después de su confesión, poniéndose a “disposición de toda institución jurídica o tributaria”. Aunque no reveló si tiene previsto comparecer en el Parlamento catalán. “Ya se verá”, dijo.

Pujol manchó su legado el pasado 25 de julio, cuando admitió que durante 34 años había mantenido una herencia de su padre sin declarar y que en todo ese tiempo “no se encontró nunca el momento adecuado para regularizarla”. Hasta ese día, había negado tanto en público como en privado las diferentes informaciones que apuntaban a posibles negocios fraudulentos por parte de su familia.

Las reacciones políticas y judiciales no se hicieron esperar. Convergència i Unió, el partido del que ha sido estandarte e icono, anunció a través del presidente de la Generalitat, Artur Mas, que Pujol renunciaba a todos los cargos honoríficos, así como a la condición de molt honorable. Mas contó también que Pujol dejaba todos los privilegios de los que gozaba por su condición de expresidente. Lo que se traduce en que no asistirá a ninguna reunión más de su partido, dejará de recibir una pensión de 86.418 euros anuales, abandonará el despacho en el paseo de Gràcia de Barcelona y no tendrá ni coche oficial ni chófer.

En julio, el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz citó a declarar como imputado, en el próximo septiembre, al primogénito de los Pujol, Jordi Pujol Ferrusola, y a su esposa, Mercè Gironès, acusados de blanqueo de capitales y evasión fiscal.

Desde hace más de un año, Ruz investiga a Pujol Ferrusola debido a una denuncia de su exnovia, Maria Victoria Álvarez, que le acusó de llevar bolsas con billetes de 500 euros a Andorra. Ruz ha reclamado también al Principado las cuentas del primogénito.

Las investigaciones abiertas tanto en Barcelona como en Madrid buscan dilucidar el origen de una fortuna que presuntamente se ha movido en el extranjero, esquivando todos los controles legales y las obligaciones tributarias. Pujol padre entonó un mea culpa en su confesión, con el que pretendió proteger a sus hijos. “De los hechos descritos y de todas sus consecuencias soy el único responsable, y quiero manifestarlo de forma pública”, aseguró en ese comunicado, en el que atribuyó el dinero aflorado a la herencia del abuelo Florenci. Y añadió que la situación de sus hijos y de su esposa ha sido regularizada en declaraciones de la renta adicionales.

Pero la policía —a través de un informe de la UDEF remitido al juez Ruz— sospecha que parte de ese dinero, al menos el que recibió el primogénito de los Pujol, proviene en realidad del pago de comisiones enmascaradas como trabajos encargados a Pujol Ferrusola que nunca se realizaron.

Por otra parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, afirmó el viernes que no habló del caso Pujol con el Rey en su encuentro en el palacio de Marivent, informa Andreu Manresa. “Pujol dijo que estaba a disposición de la justicia y de la Agencia Estatal Tributaria. Él lógicamente será quien pueda explicar lo que crea oportuno o dar las explicaciones a quien se las solicite”, dijo Rajoy, que declinó opinar al respecto.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información