X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Los jóvenes catalanes que emigran crecen un 55% desde 2009

Más de 19.700 se han marchado al exterior en busca de empleo en los últimos cinco años

El número de catalanes de entre 15 y 34 años que buscan suerte en el extranjero creció un 55,5% en los últimos cinco años, denunció este jueves Avalot, la rama juvenil de UGT, en su tercer informe Jóvenes emigrantes sobradamente preparados. Su portavoz, Afra Blanco, aseguró que “la ecuación esfuerzo más formación es igual a éxito profesional ya no es cierta hoy en día en Cataluña”.

Más de 19.700 jóvenes han emigrado desde 2009, la mitad de ellos en los últimos dos años. El crecimiento anual ha sido superior al 9% desde 2011 y la cifra total de emigrantes menores de 34 años ya alcanza los 55.319, según el Idescat.

La provincia que más jóvenes perdió durante este lustro fue Barcelona, con 43.946. Le siguieron Girona (3.857), Tarragona (3.764) y Lleida (3.752). “Necesitamos patriotismo empresarial: las compañías deben tratar al joven como una inversión y no un desecho”, pidió Blanco. El documento señala como los más afectados a los profesionales de sanidad, arquitectura, ingeniería e investigación: los más demandados desde el exterior.

“La mayoría de los que buscan empleo fuera destacaron en sus años de formación”, lamentó Blanco. Los principales destinos son Europa (42%), Sudamérica (36%) y Centroamérica (17%), según el padrón de residentes en el exterior.

Sirviendo cafés

Entre los países a los que más acuden los jóvenes están Francia, Andorra, Alemania, Suiza y Reino Unido. A este último ha tenido que regresar este año Josep Maria Modol, de 28 años y nacido en Lleida. “Viví cerca de dos años en Edimburgo cuando acabé la carrera para aprender inglés. Entonces sí era una aventura. Ahora es una necesidad”, recuerda. Cuando regresó a España, halló un empleo que perdió dos años después. Durante 10 meses, hizo de camarero en discotecas y cobrando en negro. Nada relacionado con sus estudios de Administración y Dirección de Empresas (ADE). “Una compañera me dijo que en Leeds había trabajo. Encontré uno sirviendo cafés, como pedía el exconsejero de Empleo Francesc Xavier Mena”, ríe con amargura.