Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Boalo idea un sistema para que los vecinos hagan autoestop

El Ayuntamiento quiere fomentar la movilidad sostenible y ha instalado paradas específicas para los pasajeros

Parada para autoestopistas con el distintivo ideado por el Ayuntamiento.
Parada para autoestopistas con el distintivo ideado por el Ayuntamiento.

De un pueblo a otro en autoestop, con el beneplácito municipal. El Ayuntamiento, que engloba a los municipios de El Boalo, Cerceda y Matalpino (7.000 habitantes), ha puesto en marcha hace dos semanas la campaña Yo te llevo… tú me llevas para facilitar la práctica del autoestop entre los vecinos y conseguir así que se comparta vehículo en pro de una movilidad sostenible.

Los interesados solo tienen que hacer la señal internacional de sacar el pulgar a los vehículos que luzcan en su parabrisas un distintivo que obtienen previamente en el Consistorio. Esta nueva modalidad de desplazamiento urbano cuenta con 25 paradas instaladas a dos metros de las de los autobuses, en las que los interesados esperan la llegada de automovilistas concienciados.

José Ángel Guerrero, concejal de Transporte, resume las excelencias del sistema: “Los viajes compartidos reducen costes en gasolina, las emisiones de CO2 y el déficit de transporte público, sobre todo a determinadas horas del día”. El sistema se ha ideado como forma de desplazarse entre los tres núcleos urbanos separados entre sí por unos tres kilómetros. “En hora punta la frecuencia de los autobuses es muy buena, cada 10 minutos, pero hay momentos en que la espera es de más de una hora, como a mediodía o a partir de las nueve y media de la noche”, explica.

Todo ventajas y, además, sin coste. Las instrucciones colgadas en la web municipal recuerdan al conductor que se trata de “una práctica solidaria y gratuita basada en el apoyo mutuo. No debes cobrar nada”. Ahondando un poco más, el Ayuntamiento considera que el sistema es una forma de “mejorar y estrechar las relaciones entre los vecinos, incluso entre personas que no se conocen, facilitando la convivencia”. Por eso, la última de las recomendaciones es “disfrutar del trayecto en buena compañía”. En cuanto a la peligrosidad de moverse “a dedo” y subirse en un coche con un desconocido, el edil indica que “los automovilistas tienen que dejar sus datos en un registro público”. El autoestop solo está prohibido, por motivos de seguridad vial, en las autopistas, autovías y áreas de peaje.

Los automovilistas registrados deben llevar una pegatina distintiva en el coche

El conductor interesado debe acercarse a cualquier centro administrativo del municipio con el carné de conducir y la ficha técnica del vehículo. Tras dejar sus datos, recibirá un adhesivo identificativo —de quita y pon— que se coloca en el parabrisas. En todo caso, indican en la web municipal, recoger a alguien o montarse en un coche es una decisión personal. Y si alguien no se siente cómodo o nota algo sospechoso “debe seguir su sentido común y no correr riesgos”, recomiendan.

Una vez adheridos al sistema, el Ayuntamiento recuerda a los conductores que circulen “con atención” para no dejarse a nadie en las paradas. También aconsejan no entorpecer el tráfico. En cuanto al autoestopista, le recomiendan no caer en el desánimo si hay vehículos que no se detienen. Realmente, el único obligado a parar y recogerle es el autobús, señalan.

El Consistorio recuerda que no se debe cobrar nada a los usuarios

Guerrero explica que se trata de la segunda parte de una campaña que se inició el año pasado, después de que el consejo de participación ciudadana se interesara por el fomento de la movilidad sostenible. En esa fase previa, el Ayuntamiento, gobernado por el cuatripartito PSOE, IU y dos grupos independientes, se centró en promover el uso y mejora del servicio de autobuses. Han obtenido algunos resultados positivos como la instalación de puntos de información al viajero en las paradas y el compromiso por parte del Consorcio Regional de Transportes de aumentar la frecuencia de paso de los buses que comunican los tres pueblos siempre que aumente su uso.

En el tintero municipal se ha quedado la petición al Consorcio de una línea circular de conexión de los tres pueblos. “No ha habido forma, pero en septiembre tenemos una reunión y esperamos que nos pongan más frecuencia”, aclara el edil. Paciencia no les falta, “llevamos dos años negociando con mucha cordialidad”, describe el edil.

Guerrero quiere dejar claro que la iniciativa “en estas pequeñas localidades de la sierra madrileña” no es comparable con otras de grandes ciudades como Madrid, que ponen en contacto a particulares con conductores y que los taxistas han considerado una competencia desleal.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram