Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios estallan contra la “discriminación” del Gobierno

Patronal, cámaras de comercio y AVE muestran su indignación por la caída de inversión

Los principales dirigentes empresariales valencianos en la comparecencia pública
Los principales dirigentes empresariales valencianos en la comparecencia pública

Los empresarios valencianos formaron este lunes un inédito frente común para reivindicar mayor inversión e infraestructuras del Gobierno y denunciaron lo que consideran una “discriminación permanente” del Ejecutivo hacia la Comunidad Valenciana. Todas las organizaciones empresariales habían manifestado en los últimos tiempos algún grado de malestar, pero nunca lo habían expresado con la contundencia y unidad de hoy. La patronal autonómica Cierval, las patronales de Alicante, Castellón y Valencia, las Cámaras de Comercio, el lobby de la Asociación Valenciana de Empresarios y otras organizaciones presentaron un documento con 10 infraestructuras urgentes para el territorio, encabezadas por el corredor mediterráneo y la mejora de la conexión ferroviaria entre Sagunto y Zaragoza.

Las obras deberían ser ejecutadas en 10 años y representar en torno al 10% del presupuesto estatal, el peso aproximado del territorio en población (10,7%) y PIB (9,5%) en España.

Los empresarios apelaron al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y anunciaron que reclamarán a los ministros de Hacienda y Fomento que los presupuestos del Gobierno de 2015 recojan una inversión “como mínimo igual a la media nacional”, después de que en 2014 los valencianos recibieran 121,4 euros por habitante frente a los 209 euros de media. “A partir de 2016”, prosiguieron, la inversión debería subir “al menos un punto para recuperar lo que no se ha hecho en años anteriores”.

La impresión en el mundo de las organizaciones empresariales valencianas es que la cortesía y el tono prudente no dan resultado porque el Ejecutivo los ignora. “Los criterios de asignación [de las inversiones] son puramente políticos, no técnicos”, afirmó el presidente de Cierval, José Vicente González, que calificó la situación de “insostenible”. “El vaso ha rebosado. Nos tratan como a peleles y nos hablan de asimetrías cuando son desigualdades”, dijo Vicente Boluda, presidente de AVE, la asociación que reúne a los mayores empresarios valencianos. “A lo mejor hay alguna instrucción por detrás que quieren desmembrar el país, ya lo veremos”, agregó. “Se nos ha acabado la paciencia”, aseguro Salvador Navarro, presidente de la Confederación Empresarial Valenciana, en cuya sede se presentó el documento.

De las 10 infraestructuras seleccionadas por los empresarios, cinco son ferroviarias, cuatro viarias y la décima consiste en una “solución al déficit hídrico estructural” de la comunidad autónoma, que el texto no sugiere cuál debería ser.

El consenso exhibido este lunes pretende ser de largo aliento. “Tenemos la firme intención de escenificar acuerdos y trasladar propuestas de forma conjunta en algunas materias clave desde la perspectiva del mundo empresarial”, señalaron en el manifiesto conjunto. La idea de unirse surgió tras una reunión en marzo con el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, en la que descubrieron que el Gobierno tenía una percepción muy diferente sobre las inversiones del Ejecutivo en la Comunidad Valenciana, que los empresarios consideran inferior al peso de la autonomía en España.

Las organizaciones empresariales, que tienen distintas naturalezas y cuyas relaciones no han sido siempre óptimas, crearán un grupo de trabajo que hará propuestas y seguimiento de su cumplimiento en los presupuestos del Estado y de la Generalitat. Y exigirán con más puestas en escena unitarias otras “necesidades”. Como el cambio de la financiación autonómica, que consideran “el principal cuello de botella” de la autonomía.