Baltar niega haber recibido relojes, plumas y dinero del grupo Vendex

La investigación de Aduanas se basa en pinchazos y documentos contables

El expresidente de la Diputación de Ourense, esta mañana en el juzgado de Lugo donde declaró por la Pokémon.
El expresidente de la Diputación de Ourense, esta mañana en el juzgado de Lugo donde declaró por la Pokémon.ELISEO TRIGO / EFE

Baltar puede olvidarse de quién la paga un café, porque tiene lista de espera y va, según dice, “en septiembre u octubre dando citas” a los hinchas que lo paran por la calle, en Ourense, para invitarle a algo. Pero de haber cobrado una mordida de 6.000 euros seguro que se acordaría, afirmó ayer ante la prensa congregada al salir de declarar en el juzgado de Instrucción número 1 de Lugo: “Por supuesto que no los cogí, y además, si los hubiera cogido me acordaría. De eso no me olvido. Si fuera pagar un café...”, respondió a un periodista. Durante una declaración que no se extendió más allá de los 20 minutos, dentro de los juzgados de Lugo, el exbarón popular dijo casi lo mismo, pero en un tono mucho menos festivo. Ante Pilar de Lara, que le imputa un delito de cohecho, Baltar Pumar, serio y con la cabeza siempre alta, no hizo bromas. Tampoco le dedicó a la instructora halagos a su buen hacer como hizo la semana pasada, durante su juicio por colocar a dedo presuntamente a 104 personas afines, con la titular del Penal 3 de Ourense.

El Viejo, supuesto alias con el que se refería la trama a José Luis Baltar, negó ayer a la juez del caso Pokémon haber recibido esa cantidad del grupo empresarial a cambio de acallar la campaña contra la ORA y la grúa en Ourense por parte del PP en las municipales de 2011. Según él, ni habló con los representantes del grupo Vendex, ni los citó en la Diputación, ni se reunió con ellos, y menos aún recibió de manos de José María Tutor, delegado del entramado empresarial en Galicia, esos 6.000 euros que aparecen en un informe de Aduanas, y que presuntamente cobró el 20 de mayo de 2011, víspera de la jornada de reflexión.

Además de por esta supuesta entrega —una de las más fuertes inversiones de Vendex en lo que Tutor bautizó como la “ruta del bacalao” (reparto de sobres a los principales partidos en varias ciudades gallegas)—, la magistrada le preguntó también al exlíder del PP en Ourense por un par de relojes y una pluma con los que, sospechan los investigadores de la Agencia Tributaria, habría sido agasajado Baltar cuando aún presidía el partido. En su interrogatorio, De Lara hizo referencia a determinadas anotaciones en la contabilidad de Vendex, a lo largo de tres años, que podrían reflejar la existencia de estos regalos. Los presentes fueron adquiridos por Vendex, supuestamente, antes de 2010, año en el que José Luis Baltar cedió a su hijo la presidencia del PP ourensano. Pero en 2011, cuando Aduanas cree que cobró los 6.000 euros, el padre aún seguía al frente de la Diputación.

Baltar explicó a la juez instructora que la recepción y la anotación contable de las donaciones al partido nunca fueron competencia suya, sino que las cuentas de la casa las llevaba el gerente. Efectivamente, reconoció, esas aportaciones en metálico eran habituales, y él iba siendo informado por este hombre de confianza.

De Lara probó a refrescarle la memoria con una serie de pinchazos telefónicos. El 19 de mayo de 2011, Tutor y el delegado de Vendex en Ourense, Adrián Cordero, parecen preocupados por las promesas electorales, perjudiciales para sus contratas, que ha hecho el PP. Luego, Cordero informa a Tutor de que habló con José Araújo, hoy edil popular, que presuntamente les sirve de enlace con El Viejo. A los 10 minutos, según informa luego Cordero a su jefe, Baltar lo telefonea personalmente y le dice: “No os preocupéis por eso Adrián, por favor, eso es una cosa electoral, es una mierda que no tiene ni pies ni cabeza”. E invita a los de Vendex a visitarlo en la Diputación al día siguiente. José Luis Baltar lo negó ayer todo todo de principio a fin.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50