Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ley valenciana de mecenazgo permitirá desgravar el ‘crowfunding’ cultural

La Consejería de Hacienda cree que la pérdida de ingresos se verá compensada por la inversión

Quienes colaboren en campañas de crowfunding o micromecenazgo cultural podrán deducir en la campaña de la renta de 2015 hasta el 95% del importe donado en el tramo autonómico del IRPF. Esta es una de las medidas incluidas en el anteproyecto de ley de Mecenazgo que el Gobierno valenciano ha aprobado este viernes para intentar impulsar la industria cultural y la investigación tras el impacto de la crisis económica y la subida del IVA.

El proyecto, que ha sido presentado por los consejeros de Hacienda, José Manuel Moragues, y de Educación y Cultura, María José Català, supondrá una pérdida de recaudación para la Generalitat de algo más de cinco millones de euros, según las estimaciones realizadas. Sin embargo, Hacienda espera que esta rebaja de impuestos se vea compensada por una mayor actividad económica. Moragues ha argumentado la necesidad de empezar a desarrollar políticas de estímulo, pese a que ha reconocido que la Comunidad Valenciana no podrá cumplir con el objetivo de déficit del 1% del PIB este año.

El nuevo texto, que tendrá que ser aprobado por las Cortes Valencianas, mejora las deducciones actuales e introduce otras nuevas. Así, las deducciones por donaciones a entidades sin ánimo de lucro, universidades y centros de investigación de bienes que formen parte del patrimonio cultural valenciano pasarán del 10% al 15%. Las deducciones por donaciones de dinero para conservación restauración pasarán del 5% al 15%, que podrán llegar al 20% si las actuaciones están recogidas en el plan de Mecenazgo de la Comunidad Valenciana.

Las deducciones por donaciones a entidades sin ánimo de lucro cuyo objetivo sea el fomento del valenciano también mejoran del 10% al 15% y, además con esta ley se podrá donar dinero a la Generalitat y ayuntamientos para promoción de actividades culturales y a empresas culturales, que tendrán una deducción del 15% en el tramo autonómico del IRPF. El mismo porcentaje de desgravación del que se beneficiarán quienes den dinero a las universidades y centros de investigación y empresas de base tecnológica desarrolladas a partir de patentes obtenidas por universidades valencianas.

Otra de las novedades del proyecto de ley es que las cesiones de bienes del patrimonio histórico-artístico para exposiciones permitirán reducciones en el impuesto de sucesiones de hasta el 95%. Unas deducciones que también se han previsto para el crowfunding cultural.

En total, la Generalitat calcula que en 2016 los beneficiarios podrían ser 14.000 personas y que las cantidades donadas podrían oscilar entre los 6,6 y los 8,6 millones de euros.