Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cadena humana por el derecho a decidir unirá a más de 100.000 personas

Vascos que habitan en Nueva York, San Francisco, México, Buenos Aires o Sidney replicarán la iniciativa

Ángel Oiarbide, organizador de Gure Esku Dago, atiende a los periodistas en la sede de la plataforma en San Sebastián.
Ángel Oiarbide, organizador de Gure Esku Dago, atiende a los periodistas en la sede de la plataforma en San Sebastián.

La cadena humana por el derecho a decidir, que este domingo unirá los 123 kilómetros que separan Durango (Bizkaia) de Pamplona siguiendo el llamamiento de la plataforma independentista Gure Esku Dago, reunirá a "más de 100.000 personas", según ha informado esta mañana Angel Oiarbide, uno de sus organizadores, quien ha asegurado que la marea se replicará en la diáspora, en ciudades como Nueva York, San Francisco, México, Buenos Aires o Sidney.

"Se han sobrepasado todas las expectativas", ha añadido Oiarbide. Los promotores se habían fijado hace un año, cuando comenzaron a preparar la iniciativa, la cifra de 50.000 participantes, pero esa barrera se superó el pasado sábado, cuando se llegó a las 60.000 adhesiones. En estos momentos ya son más de 100.000 los que han comprado un metro del recorrido al precio de cinco euros cada uno.

Gure Esku Dago, que ha intentado cuidar cualquier tipo de vinculación con organizaciones políticas -solicitó que los partidos no expresasen su apoyo expreso a la cadena humana-, ha conseguido concitar el respaldo político de la izquierda abertzale y de los principales dirigentes del PNV, como su presidente, Andoni Ortuzar, y Joseba Egibar. En la hilera del próximo domingo han confirmado su presencia el alcalde donostiarra, Juan Karlos Izagirre, cuyo gobierno municipal de Bildu ha hecho pública hoy su adhesión a la movilización, además de los líderes e los sindicatos ELA y LAB, Adolfo Muñoz y Ainhoa Etxaide, respectivamente. Dirigentes de los partidos independentistas catalanes ERC y CUP confirmaron que estarán en la hilera.

Durante la semana también se ha unido la socialista Gemma Zabaleta, exconsejera del Gobierno vasco presidido por Patxi López. Ningún otro cargo relevante de este partido ha expresado su voluntad de sumarse a Gure Esku Dago, ni tampoco del PP. Esta formación ha acusado hoy al PNV de que querer colocar a Euskadi en la "casilla negra" de la etapa del exlehendakari Juan José Ibarretxe con su participación en la cadena "de la mano" de EH Bildu, ha dicho la parlamentaria Laura Garrido.

Oiarbide ha considerado relevante, más allá de las "espectaculares" cifras de asistencia, que este domingo se consiga "encontrar un punto de encuentro entre diferentes sensibilidades del pueblo vasco" en torno al derecho a decidir. "Algo ha pasado aquí. Este es un punto de inflexión y el inicio de un camino que no termina con la cadena humana. Se abren las puertas de un nuevo tiempo", ha remarcado.

El Gobierno vasco no participará "como Ejecutivo" en la cadena humana , aunque ve "con buenos ojos" que los ciudadanos y los representantes políticos decidan sumarse o no a esta iniciativa, ejerciendo "el derecho a la libertad de expresión y manifestación", según ha explicado su portavoz Josu Erkoreka.

Del mismo modo, el secretario general de CC OO de Euskadi, Unai Sordo, ha explicado que ven "con absoluta normalidad" la iniciativa de Gure Esku Dago y que la presencia de militantes de su sindicato en la misma "no genera ninguna distorsión ni ningún problema en el sindicato".