El Ayuntamiento desmantela su política turística pese al desplome del sector

Reduce la plantilla un 69% y pone su estrategia en manos de una consultora privada

Una pareja de turistas frente al Museo del Prado.
Una pareja de turistas frente al Museo del Prado.ULY MARTÍN

El Ayuntamiento de Madrid ha reducido al mínimo el área encargada de dirigir su política turística, ha desechado la estrategia consensuada con el sector y se ha puesto en manos de una consultora privada. Y ello pese al desplome de viajeros en 2013 y a las críticas de oposición, sindicatos, organizaciones e incluso alguna gran multinacional española.

Madrid se hundió como destino turístico el año pasado (-5,3%), mientras el resto del país alcanzaba marcas históricas (5,6%). En el primer trimestre, las cifras mejoraron (9,8%), pero por debajo de la media nacional (10%) y muy por detrás de Canarias (31%) o Cataluña (25%). Esa mejora fue atribuida ayer por el concejal de Turismo, Pedro Corral (PP), al plan de choque puesto en marcha por las tres Administraciones en otoño, tras conocer la caída de viajeros en Madrid durante el verano, tildada de “preocupante” por el ministro de Turismo, José Manuel Soria (PP). Pero ese gasto extraordinario (tres millones de euros) ya se ha consumido, y el Ayuntamiento, dirigido por Ana Botella (PP), carece de una política turística sostenida.

Tanto la inversión municipal en turismo como la cifra de trabajadores dedicada a diseñar sus estrategias ha mermado desde finales de 2011, cuando Botella accedió a la alcaldía. El último recorte se producirá este mes, cuando 17 trabajadores abandonen esas tareas, que llevan realizando años.

Nadie cubrirá su hueco.

La competencia pasa de la vicealcaldía a una gerente en una empresa municipal

El Ayuntamiento tenía en 2011 dos organismos dedicados a vender Madrid: el Patronato de Turismo, con 8,5 millones de euros de dinero público y 67 trabajadores; y Promoción Madrid, con 22 millones y 57 trabajadores. Se fusionaron en uno, Madrid Visitors, con 134 trabajadores y 22,7 millones, que en verano de 2013 se fusionó con la empresa municipal de actividades culturales y la de congresos (quebrada) para crear Madrid Destino. Tenía 425 trabajadores, pero solo 59 se dedicaban al área de Turismo. Con la marcha de esos 17 trabajadores, serán 42, es decir, un 69% menos que hace dos años.

La empresa carece, además, de un mando claro, tras el fallecimiento hace tres meses de su consejero delegado, Pablo del Amo, que no fue sustituido. Las competencias turísticas han pasado de estar dirigidas directamente por el vicealcalde, en 2012, con un área específica en el gobierno local, a estar en manos de una gerente en una empresa municipal.

El plan estratégico que diseñó el gobierno municipal en abril de 2012, que debía durar hasta 2015 y fue fruto del trabajo conjunto de oposición, sindicatos, empresas del sector y universidades, se ha desechado, y en su lugar se ha encargado otro a una consultora privada, THR, una elección criticada en el sector por su falta de experiencia en urbes como Madrid. El Ayuntamiento ha anunciado que se hará público en junio, pero se ha negado a desvelar cuánto ha costado; al depender de una empresa municipal, el contrato no tuvo que someterse a escrutinio público, como es obligatorio en la Administración. La opacidad del Ayuntamiento es completa: ayer, el edil de Turismo se negó a rendir cuentas ante la oposición, y en su lugar puso a dar explicaciones al jefe de recursos humanos de la empresa.

El plan 2012-2015, pactado con el sector, se desecha sin explicaciones

No solo la oposición y los sindicatos denuncian esta situación de forma unánime. El sector turístico está soliviantado ante lo que considera una flagrante inactividad en plena tormenta. “Están bloqueados, no se sabe ni quién manda”, indican fuentes de sectores vinculados. Y ponen ejemplos concretos: Madrid ha faltado a la feria de Sao Paolo, pese a que el mercado brasileño es uno de los más deseados, y no está confirmado que acuda a Shanghai y Singapur. Barcelona ha estado y estará.

El sector sigue a la espera además de que Botella cumpla su anuncio de enero de crear una entidad pública-privada antes del verano para reactivar el turismo. En marzo, admitió que la ley estatal le impide dar el paso para no engordar la Administración.

De hecho, la jibarización de Madrid Destino se explica, en parte, por la obligación de las empresas municipales de esquivar pérdidas para evitar su liquidación por orden estatal. La oposición critica que políticas clave como turismo o vivienda pública languidezcan debido a la negativa de Botella a recuperar esas competencias para el Ayuntamiento.

Madrid Destino acometerá en unas semanas más recortes de personal mediante prejubilaciones y bajas incentivadas. El plan inicial de la empresa, según CC OO, era ejecutar un expediente de regulación de empleo, pero Botella lo vetó a inicios de año para evitar el daño político. Pero se han sucedido los despidos individuales. “Y aún hay margen para 29 más”, advierte el sindicato.

En el camino, se está quedando además la política turística local. El Ayuntamiento, sin embargo, saca pecho. Madrid se ha colocado en el segundo puesto mundial de ciudades organizadoras de congresos, según la Asociación Internacional de Convenciones, solo por detrás de París. Barcelona es cuarta. Sin embargo, recalcan fuentes del sector y políticas, los congresos se organizan con tres o cuatro años de antelación, de forma que este logro es resultado de una política municipal que ya es historia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción