Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imputados cuatro ‘mossos’ por el desalojo de la plaza Catalunya

Un joven resultó herido por un proyectil de precisión lanzado por un escopetero

El caso es una de las primeras investigaciones por lesiones causadas este tipo de arma

Cuatro escopeteros de los Mossos d’Esquadra declararon ayer como imputados ante el juzgado de instrucción 4 de Barcelona por las lesiones causadas en el oído a un manifestante que presuntamente recibió el impacto de un proyectil de precisión en el desalojo de la acampada de los indignados de la plaza de Catalunya, el 27 de mayo de 2011.

Esta investigación, una de las primeras que se abre en Cataluña por daños causados por proyectiles de precisión —o viscolásticos, la alternativa adoptada por el Departamento de Interior a las pelotas de goma— deriva de la querella que una cincuentena de indignados presentó por la intervención de Mossos d’Esquadra.

El titular del juzgado archivó la querella, pero la Audiencia le obligó a reabrir la causa para investigar algunos hechos, entre ellos las lesiones sufridas por este manifestante, que se hallaba sentado en el suelo tratando de impedir el desalojo. Un informe de Asuntos Internos de los Mossos admite que las lesiones podían haber sido producidas por un proyectil de precisión, de unos 40 milímetros de diámetro, de material blando y que se dispara con una escopeta corta que apunta con mirilla. El denunciante sufrió lesiones que requirieron tratamiento médico, pero aún está pendiente de un informe pericial que determine si sufre pérdidas auditivas.

Los cuatro escopeteros imputados son de otras tantas unidades antidisturbios que intervinieron en la plaza de Catalunya. En la causa figura un vídeo que muestra a uno de ellos lanzar un proyectil de precisión a un manifestante que corría, disparo que los letrados del denunciante creen acabó impactando en el oído de este.

En su declaración ante el juez, los imputados reconocieron que la lanzadora es un arma de muy alta precisión, pero negaron haber disparado ese proyectil. Sin embargo, Gabriel Miró, letrado del querellante, cree que para Interior resultaría fácil identificar al escopetero a través de los mandos de la unidad o con el vídeo.

Miró considera que este caso cuestiona la lesividad de los proyectiles de precisión, un arma que el PSC propuso también prohibir en el Parlament, iniciativa rechazada por CiU, ERC, PP y Ciutadans. En la intervención policial se dispararon 236 salvas de advertencia, seis pelotas de goma y doce proyectiles de precisión.