Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis en Paz y convivencia

La oposición critica a Urkullu por romper el acuerdo sobre víctimas

PSE, PP y UPyD cuestionan la actual política del Ejecutivo

Toda la oposición, salvo EH Bildu, ha interpelado este viernes al lehendakari Iñigo Urkullu por el cese de Txema Urkijo, quien durante casi doce años ha mantenido viva la confianza de las víctimas bajo gobiernos divergentes como los presididos por Juan José Ibarretxe y Patxi López.

Los más duros fueron los socialistas. Han pasado en 48 horas de lamentar su cese, a advertir del agujero que está abriendo en la línea de flotación del consenso en materia de víctimas, la decisión de apoyar el camino de Jonan Fernández, a sabiendas de que priva de referencias fiables al colectivo de víctimas del terrorismo.

Si Idoia Mendia admitió el mismo miércoles que “les apena la pérdida de Urkijo”  el que fuera consejero de Interior, Rodolfo Ares, ha exigido este viernes al lehendakari una reflexión porque con la destitución de Txema Urkijo “echa por la borda los acuerdos que hasta ahora existían” entre el PNV, el PSE y los populares.

“El lehendakari ha terminado de destejer todos los lazos de confianza con las víctimas, con las fuerzas políticas y con el Gobierno de España que el equipo de Maixabel Lasa ha ido tejiendo durante años”, dijo Ares. En su opinión las explicaciones que el lehendakari ha ofrecido para adoptar la decisión, son reveladoras de que ha optado por abandonar el trabajo desarrollado en la etapa de Patxi López e incluso en la de Ibarretxe, cuando empezó a entender el papel que debían jugar las víctimas del terrorismo. “Urkullu no ha puesto fin a un desencuentro personal. Ha tomado una decisión política. Ha optado por seguir un camino, el de Jonan Fernández, el que se recoge en el denominado Plan de Paz y Convivencia del Gobierno vasco y que, a nuestro juicio, resulta absolutamente equivocado”, dijo. “¿Cómo va a liderar la convivencia entre diferentes si [Jonan Fernández] es incapaz de convivir con un miembro de su equipo?”, se preguntó.

“El lehendakari ha terminado de destejer todos los lazos de confianza que el equipo de Maixabel Lasa ha ido tejiendo durante años”

Rodolfo Ares

El PSE ha cuestionado un Plan de Paz que según dice no asume seriamente el suelo ético y democrático fijado por las fuerzas políticas de Euskadi en el Parlamento vasco y tampoco fija una memoria justa de lo que ha representado el terrorismo de ETA en sufrimiento humano y en agresión totalitaria al sistema democrático.

El PP vasco también ha pedido a Iñigo Urkullu, que explique en el Parlamento la “falta de un gesto claro con las víctimas”. Un déficit que denunció Urkijo en su despedida. Para los populares, la postura mantenida por Urkullu en la polémica, demuestra que “se mueve en la equidistancia calculada para no molestar” a la izquierda abertzale.

Para el portavoz parlamentario del PP, Borja Sémper, la apuesta personal de Urkullu por las tesis del secretario de Paz y Convivencia “resta pluralidad y equilibrio a la posición de la Lehendakaritza”. El portavoz de Lokarri, Paul Rios, no ve sin embargo que haya ningún déficit de gestos en el Gobierno vasco “aunque siempre se puede hacer más”. Tras lamentar que “el tándem Fernández-Urkijo no haya funcionado” ha explicado que se han producido importantes gestos con las víctimas en el pasado y puso en valor que el “sistema de protección de victimas es el mejor sistema internacional”.

El parlamentario de UPyD,Gorka Maneiro, ha pedido al jefe del gabinete autonómico que explique en la Cámara de Vitoria si tras la destitución de Txema Urkijo va a seguir “dando la espalda a las víctimas del terrorismo”. “Para este Gobierno las víctimas del terrorismo son transparentes, es como si no existieran. No se ha ocupado de ellas, pero ha dedicado ingentes esfuerzos y dinero a equiparar supuestas violencias”, ha denunciado.