Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Duplicidades en el entramado institucional

Erkoreka cree que el Estado coarta el diseño institucional “ideal” vasco

El consejero defiende los territorios históricos aunque acepta reformar la LTH

El consejero de Administración Pública, Josu Erkoreka, ha realizado este viernes una defensa de los territorios históricos y una profunda crítica sobre la influencia que tiene el Estado en la arquitectura institucional vasca, presentándolo como un obstáculo para que esta estructura sea la “ideal”. Un año después de que el Parlamento se ordenara a sí mismo crear una ponencia de duplicidades, el Legislativo ha arrancado este viernes los trabajos con la presentación por parte del consejero del informe de duplicidades que envió a los parlamentarios hace dos meses.

Una de las ideas más resaltadas de este documento es que las duplicidades se constatan en las materias no transferidas. El portavoz del Gobierno aseguró que España “condiciona fuertemente el diseño” institucional vasco, lo que en la práctica tiene “consecuencias muy importantes” y, en definitiva, impulsa a que “no es posible diseñar un modelo institucional ideal”. Sus reflexiones, planteadas en la ponencia a puerta cerrada, fueron facilitadas por los portavoces oficiales de su departamento.

Buena parte de su discurso inicial ante los grupos se ha centrado en la incidencia de la legislación y el contexto nacional, mientras que no ahondó en qué papel pueden jugar las instituciones vascas en reformar su estructura. Pero Erkoreka se ha mostrado dispuesto a que se realicen los cambios normativos que sean precisos para adaptar la estructura a los nuevos tiempos y las necesidades actuales. Eso sí, ha advertido a los grupos de que es preciso que los objetivos que plantee la ponencia de reforma de la arquitectura institucional vayan acompañados de los cambios que realmente respondan a esas cuestiones.

El ejemplo que ha puesto no es baladí y se ha dirigido directamente al PSE: si se desea que Hacienda, competencia foral, pase al Gobierno vasco, no bastará con cambiar la Ley de Territorios Históricos (LTH, aprobada en 1983 y reformada en tres ocasiones pero nunca en profundidad), sino que será preciso modificar la Constitución. Pese a las reticencias del PNV a reformar la LTH, Erkoreka se ha mostrado dispuesto a hacerlo —en realidad, su modificación está recogida dentro del pacto firmado por el PNV con el PSE en septiembre de 2013—. “Las reglas del juego se pueden modificar”, ha señalado, no solo sobre esa ley, sino sobre la Ley del Concierto Económico o la Constitución. Asimismo, ha defendido  que la distribución por territorios históricos es “mucho más transparente y democrática” que el modelo de provincias.

“Las reglas del juego se pueden modificar”, resalta el consejero

Erkoreka ha realizado de manera repetida una inusual referencia a su ideología nacionalista. “No niego que me gustaría que fuese así, pero el deseo no me impide ver que, hoy por hoy, no lo es”, ha subrayado en referencia al condicionamiento de España. Más tarde, ha reiterado que hay una “limitación competencial impuesta desde el bloque de la constitucionalidad que, como nacionalista vasco que soy, me gustaría que fuese la menor posible”. En este sentido, el portavoz también ha dedicado  duras palabras al PP y a su influencia sobre un “Tribunal Constitucional dócil, con fuerte aroma a Génova” —Erkoreka no oculta animadversión hacia Enrique López, uno de los últimos magistrados nombrados para el alto tribunal y cercano al PP—.

Tras una crítica hacia el papel del Estado, el portavoz ha defendido que la plantilla pública de Euskadi no está sobredimensionada resaltando que la comunidad autónoma está en el grupo de comunidades con menor índice de empleados públicos, con 53 por cada 1.000 habitantes, solo por encima de Cataluña, Valencia y Baleares. Ante el nivel municipal, Erkoreka ha hecho mención a la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, una norma estatal ya en vigor que preocupa a los municipios, y no a la Ley Municipal, cuya redacción está en sus manos.