Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mitad de estudiantes no sabe escribir en inglés al finalizar la ESO

La Generalitat avisa a los 700 alumnos que se negaron a hacer las pruebas que sin ella no obtendrán el título de Secundaria

El 44,6% de los alumnos catalanes de cuarto de la ESO suspende la redacción en inglés. En este ejercicio la nota media obtenida por los estudiantes solo llega a los 49 puntos sobre 100. Son los dos principales resultados de las pruebas de evaluación que realizaron hace dos meses 60.000 alumnos que están a punto de finalizar la etapa obligatoria y que revelan que el inglés le ha quitado el puesto a las matemáticas como asignatura pendiente. En el resto de materias básicas —las dos lenguas cooficiales y las matemáticas— los resultados mejoran ligeramente. La consejera de Enseñanza, Irene Rigau, se felicitó por ello, a pesar de las malas notas de los estudiantes catalanes obtenidos en PISA. “Mejoramos en resultados y mejoramos en equidad”, resumió.

El inglés es la única materia en que los resultados bajan, del 68,3 de media del año pasado a los 66,9 actuales. Empeoran todas las competencias, aunque la que sale peor parada es la escritura, donde la media baja seis puntos hasta los 49 actuales. Y los alumnos con resultados más bajos en esta competencia se disparan del 38% al 44,6%.

La Generalitat achacó este empeoramiento a que la prueba de este año era más difícil y a los cambios en el sistema de corrección. Por esto, la consejera considera que los resultados no son comparables con los del año pasado. No obstante, admitió que el nivel de los estudiantes quedan lejos todavía de los objetivos marcados para el 2018: que la mitad de alumnos alcancen el nivel B1 de inglés o intermedio. Además se quiere reducir al 15% los alumnos con peores notas (ahora son el 20%) y aumentar el porcentaje de excelentes al 30% (ahora 24,7%).

La Generalitat ofrecerá cursos gratis de ingles para 3.000 profesores 

Para mejorar las notas de inglés, la consejera Irene Rigau anunció que se pondría en marcha el próximo curso cursos gratuitos de inglés para los profesores. En total se ofrecerán 3.000 plazas anuales a través de las escuelas oficiales de idiomas (EOI) o del Institut Obert de Catalunya (IOC). Se trata de una medida muy parecida al Pla Impuls de Inglés, desaparecido recientemente, que consistía en clases de inglés destinadas solo a docentes.

Rigau también valoró positivamente de los resultados de la ESO el hecho de que las distancias entre tipos de centros —según su titularidad y según su perfil social— se acortan. En las matemáticas es especialmente relevante: si hace dos cursos había 25 puntos de distancia entre las notas de un instituto situado en un barrio acomodado y en uno empobrecido, actualmente solo les separa 18 puntos. Rigau argumentó que la hora adicional en matemáticas que hacen los alumnos de cuarto de ESO —unas 70 horas en todo el curso— “se notan” y están favoreciendo a los alumnos más rezagados.

La normativa contradice a Rigau

porque dice que las pruebas no

cuentan para el expediente

La realización de las pruebas en febrero estuvo marcada por la polémica. Más de 700 alumnos de ocho institutos desafiaron al departamento y se negaron a pasarlas como protesta por los recortes que la Generalitat está aplicando en las aulas. Ayer Rigau les quiso dejar claro que habrían represalias. Les recordó que es su “deber” hacer los exámenes y, si no lo hacen, no obtendrán el título de la ESO, aunque hayan superado el curso y las evaluaciones del centro.

“Han confundido, de forma natural o inducida, lo que es una protesta. Pueden hacer asambleas, manifestarse o hacer huelga si quieren, pero no se pueden negar a hacer un examen dictado por la Administración”, lanzó. La consejera aseguró que el tema ya está en manos de la Inspección y que ya se había puesto en contacto con los directores de los centros afectados, aunque todavía no se sabe cómo ni cuándo estos alumnos pasarán las pruebas.

“Las pruebas evalúan el sistema educativo y la evolución del alumno, así que su deber es participar”, insisitó Rigau. Pero la normativa contradice a la consejera ya que, según consta en ella, “la evaluación diagnóstica no tendrá efectos en el expediente académico individual, sino carácter formativo y orientador”. También en la información que se envía a las familias consta que estas pruebas “no determinarán la superación del curso”.

Más información