Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Administraciones intentan sortear los problemas legales de Las Aletas

El parque industrial de la Bahía de Cádiz se da otros cinco meses para retomar las obras

Vista de la zona de Las Aletas en Puerto Real. Ampliar foto
Vista de la zona de Las Aletas en Puerto Real.

El parque logístico y empresarial de Las Aletas, en Puerto Real (Cádiz), llamado a ser el revulsivo económico para la bahía de Cádiz, dio este viernes un paso para ser realidad. Pero quedan muchos más. Y muy lentos. Para el siguiente habrá que esperar, al menos, cinco meses, hasta que el Consejo de Ministros pueda aprobar una nueva reserva de unos terrenos ubicados en suelos de dominio público marítimo-terrestre. Una sentencia del Tribunal Supremo impidió en 2009 el anterior desarrollo. Mientras tanto, las Administraciones trabajan para atraer inversiones. Una de las medidas que se estudian es la compra de los terrenos de la antigua fábrica de Delphi, que está sin uso desde 2007.

En la última reunión del Consorcio de las Aletas, en julio del año pasado, Susana Díaz todavía no era presidenta de la Junta de Andalucía. La entonces consejera ejercía de vicepresidenta del Consorcio. Su sustituto en la consejería de la Presidencia, Manuel Jiménez Barrios, asumió este viernes esta vicepresidencia, siete meses después de haber llegado al cargo. La lentitud con la que avanza este proyecto es inversamente proporcional a su ambición. El polígono, ideado para unas marismas desecadas de Puerto Real, prevé una inversión de 300 millones para convertir este espacio, ahora sin uso, en naves logísticas y comerciales capaces de generar 10.000 empleos. En las cuentas de este organismo hay 84 millones de euros, pero no se pueden utilizar.

Las reclamaciones de los propietarios de los suelos y las denuncias ecologistas envolvieron Las Aletas en una maraña judicial todavía no resuelta. El Supremo determinó que las Administraciones no habían justificado la ocupación de una zona afectada por la Ley de Costas. Y en la reunión de este viernes del consejo rector del consorcio se acordó, al menos, que se intentará superar este obstáculo judicial con la entrega de un informe que completa la evaluación ambiental estratégica, necesaria para que el Consejo de Ministros pueda aprobar una nueva reserva, ya que la anterior fue anulada por el alto tribunal.

Para el siguiente paso harán falta cinco meses, porque el Gobierno central y la Junta de Andalucía tienen que encargar a sus departamentos de Medio Ambiente el visto bueno a estos informes. “Haremos lo posible todos para que los plazos se agilicen al máximo”, explicó Pilar Platero, subsecretaria de Hacienda y presidenta del consorcio. “Es un trabajo muy pormenorizado. Tenemos que minimizar los riesgos, resolver todas las cuestiones problemáticas porque no nos podemos permitir un nuevo fracaso”, añadió Jiménez Barrios. El Ministerio de Medio Ambiente debe justificar la ocupación de dominio público marítimo-terrestre y la Junta de Andalucía la declaración de interés autonómico estratégico para las dos zonas del parque, la que afecta a la Ley de Costas y la de una zona aneja, que no tiene esas servidumbres.

El Supremo paralizó el proyecto en 2009 ante su falta de justificación

Al margen de la toma de posesión de Jiménez Barrios y el avance de la estrategia medioambiental, esta reunión no sirvió para avanzar en otras peticiones que también quedaron aparcadas en el encuentro de hace casi un año. No se debatió si otras instituciones como la Autoridad Portuaria o la Universidad de Cádiz deben sumarse al consorcio, ni se tomó decisión alguna sobre la propuesta de la Junta de que con el dinero que hay en la caja se puedan comprar los terrenos de Delphi y avanzar en la búsqueda de una empresa que le dé utilidad. Se presentaron dos informes y hay divergencia de opiniones entre el Gobierno central y el autonómico. “Trataremos de conciliarlos”, explicó Platero.

Lo que sí hizo la Junta es aprovechar la reunión para hacer una nueva petición al Gobierno central. “Hay que reforzar la vocación que tiene Las Aletas con la llegada ferroviaria desde el muelle de La Cabezuela en Puerto Real”, recordó Jiménez Barrios. El consejero cree que el esfuerzo hecho no tendría sentido si el polígono no cuenta con una buena conexión por tren, además de la terrestre y la marítima.