La conselleira sugiere que “hay algo más” tras el conflicto del cerco

Quintana pide al sector "seriedad" tras el rechazo de su asamblea al preacuerdo con la Xunta

El rechazo de la asamblea mayoritaria de la flota del cerco al preacuerdo pactado con la Xunta sobre el reparto de las cuotas de caballa (xarda) y jurel ha dejado perplejo al Gobierno gallego. La conselleira de Medio Rural e do Mar, Rosa Quintana, quien el pasado viernes, tras el principio de pacto, daba el conflicto casi por suelto, al menos provisionalmente, confesó ayer su sorpresa por la decisión tomada el sábado en una asamblea en Portosín (A Coruña) hasta el punto de insinuar que detrás de las demandas del sector “hay algo más que una simple propuesta para hacer un plan de explotación” de los caladeros, informa Europa Press.

Más información

El principio de acuerdo consistía en que algunos de los barcos con mayor capacidad de pesca asignada cediesen parte de su cuota a los armadores más perjudicados durante este año, a la espera de negociar para el próximo otro tipo de reparto. “Pero queremos justicia, no limosna”, concluyó la asamblea de Portosín, en palabras del patrón mayor de Sada, Andrés García, quien ayer ratificó en Radio Coruña que la intención de la mayoría de la flota es seguir amarrada y protagonizar más protestas en la calle. El bloqueo hace unos días del puerto de Vigo y una batalla campal contra los antidisturbios a las puertas del Parlamento gallego, el pasado martes, han evidenciado el grado de crispación del sector.

La mayoría de la flota gallega del cerco —unos 120 barcos de un total de 150— exige que se elimine como criterio fundamental para la asignación de cuotas el antecedente histórico de capturas y que se imponga un reparto de la pesca en función del número de tripulantes. Según estos armadores, el sistema actual favorece a los barcos más grandes y, muy en especial, a la flota vasca.

La conselleira Quintana pidió ayer al sector “seriedad” tras la ruptura de un acuerdo del que, según ella, “nadie salía perjudicado ni muy beneficiado”. “Lo que no podemos desde Galicia es romper unilateralmente todas las mesas de negociación que hubo con el resto de sectores de otras comunidades autónomas”, comentó la conselleira, quien considera “inviables” las exigencias del sector. Quintana pidió a los armadores que opten por el diálogo y “en lugar de diseñar un plan de movilizaciones, diseñen un plan de trabajo”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción