Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La portavoz del PP gallego: “Vendex hace unos regalos de la hostia”

Un funcionario de Santiago pidió a Aquagest obras para un edificio de Paula Prado

Paula Prado
Paula Prado

“Los regalos que hace Vendex tú ya los sabes: sin hacer nada hace un regalo de la hostia”. Paula Prado, entonces concejala de Familia, Benestar, Muller e Emprego, y Portavoz del gobierno de Santiago con Conde Roa, comentaba las primeras detenciones de la Pokémon, en septiembre de 2012, con su amigo Ángel Espadas. Han visto las imágenes de varios imputados entrando a declarar esposados, y la diputada Prado, actual portavoz del PP gallego, le quita hierro al asunto. Augura, bastante desencaminada, que “lo de Santiago es un daño colateral”, que “lo gordo” estará solo en Lugo y Ourense. Pero añade, recalando en el tema de los presentes, que “si sin haber contrato hay una pluma Montblanc o un bolso no sé cuánto”, no se quiere imaginar lo que habrá “cuando hay contratos por el medio”.

La portavoz del PP no está imputada. Su declaración ante la juez De Lara, además, sigue siendo un misterio, porque la magistrada ha decidido de momento que este testimonio y muy pocos más, como el del exalcalde Gerardo Conde Roa, deben seguir bajo secreto en un océano de 122 tomos que sí han quedado liberados. Pero su presencia, y también la de su hermano Luciano, a lo largo de los pinchazos es importante. Es, por ejemplo, interlocutora del imputado Ángel Espadas (alias Puñales), supuesto conseguidor de empresas como Aquagest y varias constructoras, cuando este le comenta que están buscando por Galicia adelante un interventor y un secretario afines, porque los del Ayuntamiento no transigen con sus prácticas. Pero, además, aparece pidiéndole personalmente favores a la empresa de aguas, y un funcionario también imputado, Román Otero (Casa Comidas), intermedia para que le hagan obras en su edificio.

La relación de Prado del Río con José Luis Míguez (El Peseta), delegado en Santiago de Aquagest, parece fluída, a juzgar por las escuchas telefónicas. Y estas conversaciones denotan, además, que la compañía adjudicataria se ha propuesto ganársela porque, ante la dimisión forzada de Conde Roa, procesado por delito fiscal, ella, “su número dos”, va a ser clave en el controvertido proceso de renovación de la contrata. De hecho, en una conversación con otro representante de su empresa sobre el turbulento trance político compostelano (cuando se habla de que Currás o Prado son los llamados a reemplazar a Conde Roa), José Luis Miguez informa (sin saberlo, a los agentes de Aduanas que lo escuchan) sobre una conversación del día anterior en la que Espadas le dice al todavía alcalde de Santiago: “Si esto va para adelante [se sobreentiende que su marcha del consistorio], acuérdate de que tenemos un montón de frentes abiertos, que hay que dejar a Paula en el sitio porque es la única que nos cierra los acuerdos que tenemos”. Más adelante, Míguez y su superior en Galicia, Henry Laíño, comentan que “a nivel Xunta, querrán que esté Paula Prado” como alcaldesa, y que aunque “lo ideal” sería Currás, “el tema”, con ella, “también” lo “sacan”.

Ese comentario es de abril de 2012, el mismo mes en el que Román Otero llama a Míguez para pedirle que le haga otra acometida en un edificio de la concejala porque “huele muy mal” y “la gente la amenaza con abandonarle el edificio”. A lo que Míguez responde que le llame ella personalmente para pedírselo. Ya en octubre, la concejala Prado vuelve a aparecer telefoneando al Peseta para pedirle a Aquagest que le restablezca el suministro a una vecina suya a la que se lo han cortado porque, según se explica, tiene la toma antes del contador y está robando el agua. Al día siguiente, el asunto está resuelto, como indica Aduanas, evitando algunas exigencias y “los cauces reglamentarios”, comunes al resto de los ciudadanos. “Un millón de gracias”, dice Prado. “Muchísimas veces, faltaría más”, le responde Míguez. Unos días después, el de Aquagest vuelve a hablar con la edil. Esta vez es quien le da las gracias a Paula Prado por “hacer feliz” a su madre.

Más información