Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un plan de empleo de Besteiro en Lugo pone al PP en pie de guerra

Los populares organizan protestas en la calle y buzoneos masivos

Gómez Besteiro y Alfonso Rueda, secretario general del PP gallego, en 2010.
Gómez Besteiro y Alfonso Rueda, secretario general del PP gallego, en 2010.

José Ramón Gómez Besteiro lo presenta como su proyecto estrella en la Diputación de Lugo, un cierto anuncio de cuál sería su actuación si el también secretario general del PSdeG alcanzase la Xunta. Pero el PP se lo ha tomado como una declaración de guerra y no ha reparado en medios para el contraataque. Tal vez porque Besteiro es ahora algo más que un presidente de Diputación, los populares han reaccionado con medidas insólitas: desde aprobar en el Parlamento una iniciativa condenando un proyecto de una institución provincial, hasta repartir por los buzones de todo Lugo folletos contra el plan o echarse a la calle con una protesta de cargos públicos — “un escrache”, ironizan los socialistas— ante la sede de la Diputación en la que participaron alcaldes, diputados y senadores.

Nunca antes un plan de empleo había sido tan cuestionado ni tan escrutado. La guinda llegó con esa manifestación del pasado día 21, en la que los populares aseguran que participaron 2.500 personas, cifra que los socialistas rebajan a apenas 400. “El PP organiza esto en contra de la creación de empleo en los 24 ayuntamientos de la provincia marginados por la Xunta de su partido”, clama el portavoz socialista en la Diputación y alcalde de Becerreá, Manuel Martínez, quien tira de sarcasmo: “Interior va a tener que aplicar aquí a los suyos la nueva tanqueta botijo”.

La Diputación explica que ejecutará en 2014 programas de inserción laboral para los 67 municipios lucenses por valor de 12,8 millones de euros, “triplicando de esta forma las inversiones que hace la Xunta en la provincia en empleo”. Unas 3.000 personas reciben formación laboral y un sueldo por distintos periodos de tiempo El programa consta de diez líneas distintas, y una de ellas es la que más ha soliviantado al PP: se limita a los municipios de menos de 5.000 habitantes que en los últimos cuatro años no han recibido fondos de los talleres de empleo de la Xunta de Feijóo. Según la Diputación, son 24 localidades. Según el PP, solo 12.

“Aplicando las bases de la convocatoria, diseñadas por PSOE y BNG, nueve de cada diez lucenses en paro se verán discriminados al no tener opción, ni tan siquiera, de participar en el proceso de selección de este plan de empleo”, reconviene Elena Candia, portavoz del PP en la Diputación. Esta parte tan controvertida del proyecto apenas beneficiará, según la Diputación, a 80 personas con un contrato de 15 meses: “Los criterios son objetivos ya que incluyen también la tasa de desempleo, la superficie de Red Natura y la extensión forestal para primar aquellas zonas con menos posibilidades de desarrollo”.

Pero los populares ven un “indisimulado fin electoralista”. “Las contrataciones se iniciarán un mes antes de las elecciones europeas y concluirán un mes después de las municipales”, decía el manifiesto leído por una desempleada en la manifestación. “Contratar a esas 80 personas, el 0,25% de los parados de Lugo, costará dos millones”, insiste Candia. Su jefe, el presidente del provincial del partido, al tiempo que portavoz popular en el Senado, José Manuel Barreiro, ha ido más lejos al tildar el programa de “inmoral” y contrario a la “igualdad de oportunidades entre los parados”. “Es un instrumento político al servicio del presidente. Va a sitios muy selectivos, en función de apuntalar políticamente a Besteiro”, pregona el dirigente popular.

Al presidente no le faltan apoyos. “Es un plan positivo y perfectamente legal. Si no, el PP tendría que denunciarlo”, afirma UGT, sindicato mayoritario en la institución. “Lo de la manifestación fue patético. Y eso, cuando el Gobierno de Rajoy no es un ejemplo de nada en políticas de empleo”. Tampoco el socio de Besteiro, el BNG, plantea inconvenientes. “Es exagerada y está fuera de lugar toda la parafernalia montada desde hace un mes por el PP”, afirma el vicepresidente de la Diputación, el nacionalista Antonio Veiga. “Cuando se llevaron los talleres de empleo de la Xunta en Lugo todos dijeron sí. Ahora que otra institución trabaja en ese sentido, nos tendríamos que felicitar”.

Los socialistas sugieren que el PP está sobreactuando para desgastar al nuevo líder de los socialistas gallegos. Aunque la Diputación tampoco deja de presentar esta política como un espejo de un programa de gobierno distinto al de la Xunta de Feijóo. “Hemos aumentado un 90% los presupuestos para empleo, no hay otra prioridad ahora mismo”, afirma un portavoz de la Diputación. “Y la Xunta, que es la Administración con competencias en empleo y tiene 100 veces más presupuesto, desde que gobierna Feijoo recortó en 238 millones los fondos para políticas activas de empleo. En Lugo hay casi 7.000 personas más sin trabajo desde 2009”.