Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento garantiza que el AVE unirá Euskadi con Madrid si hay dinero

El Ejecutivo autónomo propone asumir las obras del nudo Bergara-Durango

El Ministerio de Fomento ha trasladado este jueves al Gobierno autónomo su voluntad de que el AVE vasco se conecte con Madrid mediante una línea de alta velocidad, aunque evitó poner plazos a las obras del tramo Burgos-Vitoria y supeditó su ejecución a las disponibilidades presupuestarias del Ejecutivo central. Sin compromisos claros ni garantías formales, los representantes de Fomento transmitieron a la consejería de Política Territorial que el despliegue del AVE hasta la frontera francesa “sigue siendo una prioridad”.

Representantes de las dos Administraciones se han reunido en Madrid por primera vez desde 2006 para hacer un seguimiento de las obras de la Y vasca y planificar los trabajos pendientes. Al término de la cita, el secretario general de Infraestructuras del ministerio, Manuel Niño, quiso aclarar que “en ningún caso” se ha renunciado a la alta velocidad en el tramo Burgos-Vitoria, pues figura entre sus prioridades al “formar parte de un eje de la red transeuropea”. “Vamos a seguir adelante con ello”, ha dicho.

El viceconsejero de Transportes, Antonio Aiz, ha ratificado a través de un comunicado que Fomento les expresó su intención de que “toda la red” desde la frontera de Irún hasta Madrid “se construya en alta velocidad, tal y como se fijó en la Comisión Europea para este importante eje ferroviario atlántico”. Niño aseguró recientemente en el Congreso, en respuesta a una pregunta del diputado socialista Odón Elorza, que la línea entre Burgos y Vitoria se iba a ejecutar cuando estuviese culminado el AVE vasco, cuyos plazos de finalización siguen demorándose y no se prevé que esté operativa al menos hasta 2018, según la consejera de Política Territorial, Ana Oregi.

El representante de Fomento ha añadido entonces que la conexión Burgos-Vitoria se haría con un nuevo raíl en la línea actual del tren convencional y no con una nueva vía de alta velocidad. Niño ha querido disipar este jueves esta “confusión”, según sus palabras, y reafirmar el compromiso de Fomento con la construcción del AVE en todo su ramal Madrid-Irún.

El ministerio reitera que la ‘Y vasca’ sigue siendo “una prioridad”

Antes de que finalizara esta reunión, el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, había dado por seguro que Fomento dejará sin alta velocidad el tramo Burgos-Vitoria. “Hoy por hoy no será de alta velocidad”, pero “el tramo estará ahí” y tendrá “ancho europeo”, manifestó en Radio Euskadi.

Otra de las cuestiones analizada en la comisión de seguimiento fue el estado actual de los trabajos. Niño aseguró que las obras marchan “a un ritmo importante”, pese a las dificultades técnicas que entraña el trazado. Transportes puso sobre la mesa la necesidad de construir “cuanto antes” el nudo Bergara-Durango, que sirve de unión a los ramales que atraviesan las tres provincias. Niño explicó que hablaron de la posibilidad de que el Gobierno autonómico adelante la financiación de este proyecto y luego el Estado se lo devuelva a través del Cupo, empleando la misma fórmula que se recoge en la encomienda de Fomento para ejecutar el trazado del AVE por Gipuzkoa.

El ministerio asume de forma directa la construcción del ramal Vitoria-Bilbao. Dicha opción supondría modificar las condiciones establecidas en el convenio que los Gobierno central y vasco firmaron en 2006 para repartirse la gestión de las obras de la Y vasca, aunque Niño no la ha descartado: “Habría que cambiar el convenio y tendría que haber una negociación entre los dos Gobiernos. En cualquier caso, lo que queremos es que las obras se puedan licitar en el plazo más breve posible”.

Los trabajos de construcción de este núcleo ferroviario se calculan en unos 600 millones de euros. El Ejecutivo autonómico calcula que tendrá acabada la parte guipuzcoana a finales de 2016, porque está cumpliendo con los plazos en las obras que tiene encomendadas. Para dar cuenta de los compromisos del Gobierno central, Niño ha asegurado que de los 2.000 millones que se han invertido hasta el momento en la infraestructura vasca, aproximadamente la mitad corresponden a las obras efectuadas el año pasado y en el presente ejercicio. Los 540 millones que se han destinado este año suponen “una inversión suficiente en la situación actual” de crisis y hay financiación disponible para 2014, así que “las obras van a seguir al ritmo que estaba previsto”, ha manifestado.

Bruselas prevé hasta 3.000 millones para proyectos de la red europea en España

Sin embargo, Niño no ha querido dar una fecha concreta para la finalización de las mismas, y se ha limitado a señalar que si se mantiene el ritmo actual, terminarán en un plazo “relativamente corto”. En la mesa de trabajo de las dos Administraciones, esta vez con la asistencia de representantes de la Diputación de Bizkaia y de los Ayuntamientos de Basauri y Bilbao, se ha abordado igualmente la entrada del AVE en la capital vizcaína hasta la estación de Abando, sobre la que se manejan diferentes posibilidades que volverán a estudiarse en una reunión que se celebrará en el primer trimestre de 2014.

Antes, el próximo 16 de enero, las dos Administraciones analizarán los accesos de la alta velocidad a la estación de Atotxa, en San Sebastián. La entrada del AVE en las tres capitales es uno de los puntos más complejos del proyecto y el principal que todavía queda por resolver. El viceconsejero de Transportes ha entregado también al Ministerio de Fomento una propuesta de convenio para que ambas Administraciones construyan la nueva estación de Ezkio Itxaso, concebida inicialmente para conectar el trazado guipuzcoano de alta velocidad con Pamplona.

Al AVE vasco también se ha refirido este jueves en Bruselas el experto comunitario en materia de Transportes Carlo de Grandis, quien deseó que este proyecto “se pueda acabar todo en 2018” y consideró posible que para 2020 haya trenes interoperables circulando con Francia, aunque la instalación de la alta velocidad en todos los tramos tardará más, informa Europa Press.

España podría recibir hasta 3.000 millones de euros de las arcas comunitarias en los próximos siete años para desarrollar los proyectos prioritarios de la red transeuropea de transportes, es decir, para las líneas de ferrocarril y conexiones portuarias básicas que integran los corredores del Mediterráneo y del Atlántico, según las primeras estimaciones de la Comisión Europea, ha apuntado De Grandis. El próximo enero, Bruselas iniciará estudios detallados sobre cada uno de los corredores que componen la red europea para contar con “los datos y las prioridades precisas”, lo que permitirá ofrecer unos cálculos más ajustados.

Más información