Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu asegura que Euskadi “no va a ser una isla”

EH Bildu pide al 'lehendakari' que acuda al Parlamento para aclarar las dudas sobre las conexiones

La Y vasca ha vuelto a convertirse en objeto de disputa política. Las dudas sobre la ejecución de esta infraestructura han obligado al lehendakari, Iñigo Urkullu, a exigir que Fomento cumpla con su compromiso mientras EH Bildu activa su rechazo y desde el PSE-EE se critica la actitud del Gobierno central. En este marco, la coalición soberanista ha reclamado este jueves la comparecencia de Urkullu.

Tras su encuentro con el presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero, en el que ambos coincidieron en la defensa de la identidad de sus respectivas autonomías, el lehendakari ha asegurado que Euskadi “no va a ser una isla” y que sus conexiones con la meseta y el sur de Francia “están garantizadas”. No obstante, Urkullu ha admitido que “estamos preocupados y ocupados por el trazado del AVE en Euskadi y su conexión a la Unión Europea”.

El lehendakari ha recordado que “a medida que vayamos construyendo tramos iremos viendo la posibilidad de que el trazado del TAV tenga esa correspondencia con lo que es la velocidad alta o la alta velocidad”. No obstante, el lehendakari hizo especial incidencia en que la máxima preocupación es que el Gobierno Rajoy “cumpla sus compromisos”.

Desde EH Bildu, las imprecisiones detectadas sobre el futuro de esta obra fueron el terreno abonado para justificar la oposición que la izquierda abertzale siempre ha mantenido y que durante años se solapó con la sucesión de ataques y amenazas directas de ETA. Dani Maeztu, como portavoz de la coalición soberanista, ha expresado gráficamente que no existe “justificación” para seguir invirtiendo en un TAV que quedará “aislado”, ha dicho mientras rompía unos papeles durante su comparecencia en el Parlamento vasco. En ese encuentro, ha reclamado la comparecencia de Urkullu en la Cámara legislativa para aclarar las dudas sobre la posibilidad de que la futura red ferroviaria vasca quede “aislada” por una hipotética falta de conexiones.

A las críticas se ha sumado Odón Elorza, diputado socialista que viene desplegando una intensa labor de fiscalización de esta obra mediante continuas preguntas en el Congreso a los responsables del Ministerio de Fomento, informa Efe. El exalcalde donostiarra ha denunciado la “falta de transparencia” de este ministerio al haber “ocultado sus intenciones sobre la Y vasca”. Elorza ha asegurado que la llegada de este tren a Euskadi no se producirá hasta el año 2022. Ante estos incumplimientos, el diputado socialista apeló a un pronunciamiento de la Cámara vasca y de las Juntas Generales de los tres territorios.