Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pacto fortalece la alianza entre Artur Mas y Esquerra Republicana

Los partidos prefieren mantener su unión parlamentaria y aparcan , por ahora, un posible Gobierno de coalición

Oriol Junqueras, presidente de Esquerra Republicana.
Oriol Junqueras, presidente de Esquerra Republicana.

El acuerdo que han alcanzado este jueves Convergència i Unió, Esquerra, Iniciativa y la Candidatura d'Unitat Popular para fijar la pregunta y la fecha de la consulta refuerza la alianza parlamentaria entre CiU y ERC que permite sostener el Gobierno de Artur Mas. Su principal riesgo era la concreción de la consulta: acabar con una pregunta que no fuera del agrado del líder republicano, Oriol Junqueras, hubiera significado la ruptura. Una vez Mas ha encontrado la fórmula (una doble pregunta que habla explícitamente sobre la independencia) los republicanos aseguran un año más de apoyo al presidente catalán. Un balón de oxígeno que permitirá a Mas unos meses más de estabilidad parlamentaria y persistirá si el líder de CiU sigue con paso firme hacia la consulta.

Sin embargo, ni el presidente catalán ni el líder de ERC, Oriol Junqueras, parecen dispuestos a formar una coalición de Gobierno. En los últimos meses Mas ha reclamado en varias ocasiones a ERC que se uniera al Ejecutivo, algo que Junqueras posponía hasta que se hubiera formulado la pregunta y la fecha para la consulta soberanista. Ayer Junqueras fue ambiguo sobre esa posibilidad. Tiró pelotas fuera — “ERC estaría tan encantada de formar parte del Gobierno como de no formar parte”, dijo—, pero reconoció que, con la concreción de la consulta, está dispuesto a escuchar la oferta de Mas: “Tenemos más predisposición a negociar una posible incorporación al Gobierno. Haría falta que el presidente nos llamara y nos pusiésemos de acuerdo sobre lo que podríamos aportar”.

Junqueras muestra su disposicióna negociar la entrada en el Ejecutivo

Pese a esas palabras, fuentes del Gobierno y de Esquerra apuntan que la entrada de los republicanos en el Ejecutivo está aparcada, por ahora. El tema no ha salido a colación en las conversaciones que Mas y Junqueras han mantenido los últimos días, y ni siquiera se mencionó en la reunión de la dirección de los republicanos para ratificar la pregunta y la fecha de la consulta.

Convergència quería que los republicanos entraran en su Gobierno para compartir el desgaste por los recortes, que está lastrando el apoyo electoral de Mas hasta el punto que las encuestas pronostican por primera vez una victoria de ERC en las elecciones. Pero los estrategas de Convergència también calculan beneficios de seguir en solitario: consideran que Mas revertirá la situación si se celebra la consulta.

Además de los cálculos políticos, hay otros condicionantes que dificultan un pacto. Las complicadas relaciones entre Unió y ERC, con rifirrafes públicos frecuentes es uno de ellos. Junqueras y el líder democristiano, Josep Antoni Duran Lleida, intentarán limar asperezas hoy en un almuerzo concertado antes del pacto sobre la pregunta.

CiU y Esquerra buscarán la coalición en caso de una respuesta drástica del Estado central

Otro de los aspectos que dificultan un acuerdo sobre la coalición de Gobierno son las condiciones de Esquerra. Junqueras es renunente a entrar en el Ejecutivo porque considera que tiene más fuerza desde la oposición. En caso de negociar, el líder republicano pediría puestos clave: no ha concretado cuáles, pero baraja carteras como Gobernación, Economía, y el Departamento de Presidencia. Ceder a los republicanos esas àreas, además de entregar la principal gestión del Gobierno a ERC, significaría prescindir de cargos que permiten el equilibrio en CiU, como la máxima representate de Unió en el gabinete de Mas, la vicepresidenta Joana Ortega y el portavoz Francesc Homs, mano derecha del presidente.

Mas y ERC aparcan por ahora la coalición de Gobierno, pero la posibilidad seguirá abierta. Fuentes del Gobierno y de los republicanos aseguran que si el Estado toma medidas drásticas, como suspender la autonomía, se superarán las principales dificultades para un acuerdo de coalición.

En ese caso, Mas y Junqueras abordarán también una posible candidatura unitaria para las elecciones europeas. Convergència ha pedido en varias ocasiones un frente común en Europa con ERC, una oferta que los republicanos han rechazado en varias ocasiones. Sin embargo, están dispuestos a negociarlo si se mantiene el desafío al Estado.