Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hay que construir un marco de convivencia”

Pedro Baglietto y Carmen Hernández, víctimas de ETA dicen haber perdonado

Carmen Hernández escucha a Pedro Mari Baglietto en el palacio Euskalduna.
Carmen Hernández escucha a Pedro Mari Baglietto en el palacio Euskalduna.

¿Cómo es posible que haya un país en el que una persona mata a su salvador? ¿Cómo es posible que haya un país en el que una persona dé la orden de matar a su primo? La pregunta se la ha hecho este lunes Pedro María Baglietto, cuyo hermano fue asesinado por ETA en mayo de 1980. Junto a él estaba en la mesa, en las jornadas organizadas por Bakeola, en el Palacio Euskalduna, Carmen Hernández, la viuda de Jesús María Pedrosa, concejal del PP asesinado en el año 2000, y dos alumnas de Colegio Vizcaya que participaron en el programa con víctimas del terrorismo.

Ramón Baglietto fue asesinado por un joven al que dieciocho años antes del atentado le salvó la vida, y cuando el jefe de ETA, Antxon Etxebeste, era primo suyo. Pese a todo, los dos reconocieron haber perdonado y abogaron por buscar un marco de convivencia entre vascos. La coordinadora del programa, Rocío Salazar, y la profesora del Colegio Vizcaya María Sánchez también siguieron el relato de Baglietto. “Yo he perdonado a los que asesinaron a mi hermano en los años de plomo, pero entiendo a quien no lo hace. Perdonar no es obligatorio y por tanto están en su legítimo derecho quienes ni olvidan ni perdonan”, ha dicho tras valorar la actitud de las víctimas que, salvo alguna excepción, “no han aplicado la venganza. Si se hubiera aplicado la venganza esta tierra se hubiera convertido en un Ulster”, ha añadido.

Baglietto ha asegurado que en Euskadi solo ha habido unos que han matado y otros que han muerto pese a lo cual apostó por seguir construyendo la paz con una “pedagogía de la no violencia, de la no venganza y del Estado de derecho”.

Carmen Hernández, la viuda de Jesús María Pedrosa, concejal del Partido Popular en Durango asesinado por ETA en 2000, dijo que ya no siente “la necesidad de que le pidan perdón” porque ella ya ha perdonado, algo que consideró una “liberación”. Hernández dijo que “todos tenemos algo que aportar y somos necesarios para construir, un marco de convivencia”.