DANZA
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Sobre la huella del pasado

Mónica Runde ha reglado un material conciso y lineal, desarrollado en escenas separadas

Dos intérpretes de En Partes.
Dos intérpretes de En Partes.Pablo Seoane

Sobre un basamento literario de la escritora costarricense Carmen Naranjo y tirando de vivencias personales de los propios artistas, Mónica Runde ha reglado un material conciso y lineal, desarrollado en escenas separadas pero sobre las cuales el espectador debe trabajar, tejer un hilo conductor, ya sea por las sugerencias plásticas o por los propios movimientos escénicos.

La obra comienza de manera contundente con la propia Runde en el papel de la mujer parapléjica o impedida que se calza unas zapatillas de ballet, objeto simbólico que puede ser un recuerdo del pasado o un anhelo de imaginaciones. Es una imagen dramática y hasta trágica, fuera de farsa. Con los recursos mínimos, casi a escena desnuda (hay una escalera lateral y un fondo con proyecciones fijas o animadas a manera de telón), cinco bailarines deben dibujar un paisaje que va del exterior al interior.

EN PARTES

Compañía 10&10. Coreografía: Mónica Runde; música: Luis Miguel Cobo; vestuario: Amada Domínguez y Morru; escenografía: Elisa Sanza; vídeo: María Carmen de Lara y M. Runde; luces: Pablo R. Seoane. Sala Mirador. Del 14 al 17 de noviembre.

En su esfuerzo por mantener la actividad productiva en el nivel deseado, la directora de 10&10 viajó a Costa Rica y a México. Se llevó al músico y allí encontró otros bailarines y la colaboración de Marcela Aguilar, maestra y bailarina ella misma, que aportó leyenda, motivos y acción. La banda sonora elaborada por Cobo da atmósfera, teniendo en su segunda sección su gran momento, no sólo el más inspirado y reconocible en parte sino porque aporta un cierto lirismo, desnudado y áspero, pero el que pide el baile solista de Mónica, que hoy todavía luce su concentración, su limpieza y una manera personal y altiva de moverse.

Por una vez y sin que sirva de precedente, la obra podía durar un cuarto de hora más, aún estando bien rematada, quince minutos de recreación y de profundización en esas partes del todo argumental que van desde la fiesta (se ve un filme testimonial) de la debutante quinceañera, todo un ritual en Centroamérica y el Caribe, a las secciones en que los artistas se mimetizan con el fondo cambiante, como si el decorado cobrara vida o absorbiera a los actuantes. La escalera es una especie de atalaya o faro nocturno desde donde se observa al mundo y sus cambios, allí hay otras zapatillas colgadas y huérfanas, recordando una tradición interior, un sistema.

En la escena final, una nueva diagonal de suelo de Mónica Runde da una inédita imagen residual: arrastra el río de su vida con todos sus avatares, desechos y trofeos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS