Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Flotats vuelve al Teatre Nacional de Catalunya recitando a Espriu

El TNC se suma al centenario del poeta con un espectáculo con 170 intérpretes

Flotats, frente a Espriu. Ampliar foto
Flotats, frente a Espriu. EFE

“Agradecido, emocionado de volver a estar aquí y muy feliz”. Así se definió Josep Maria Flotats durante la presentación a los medios de Un rèquiem per a Salvador Espriu, el espectáculo que el Teatre Nacional de Catalunya (TNC) dedica al poeta catalán coincidiendo con el centenario de su nacimiento y que supone el retorno del actor y director al escenario del teatro que fundó y dirigió, después de que se le destituyera en 1997. Flotats, que se mostró comedido, sin querer aprovecharse del protagonismo que este montaje le brinda, pero sin dejar de contar una anécdota de sus tiempos en la Comédie Française para ilustrar el sentido del humor de Espriu, a quien conoció personalmente, será el narrador de esta producción del TNC, del Auditori y de la Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya (OBC) que podrá verse en tres únicas funciones, desde este viernes y hasta el domingo.

Xavier Albertí, el director artístico del teatro, afirmó que para él es “un placer enorme contar con la presencia de Flotats como recitador” y recordó que este debutó precisamente con un texto de Espriu, a quien definió como “el poeta místico más importante que ha generado la literatura occidental”. Para ilustrar la relación del poeta con la muerte, “su dimensión metafísica y la densidad de su profunda reflexión”, dijo, leyó un fragmento de Espriu, transparent de Agustí Pons y aseguró que el espectáculo contiene muchos elementos para ser de aquellos que permanecen en la memoria durante mucho tiempo.

La Generalitat destituyó al actor como director del teatro en 1998

Un rèquiem per a Salvador Espriu, dirigido musicalmente por Miquel Ortega, reunirá sobre el escenario de la Sala Gran nada menos que a 170 intérpretes, entre los de la OBC, que será la primera vez que toquen la partitura en directo, los componentes de la Coral Carmina y de la Coral Polifònica de Puig-Reig, los cuatro solistas y Flotats. El espectáculo parte de la obra del compositor Xavier Benguerel Un rèquiem a la memoria de Salvador Espriu, en la que la liturgia de la misa de difuntos establece un diálogo íntimo con la poesía mística de Espriu; de ella conserva un 80%, pero incorpora a cambio otros poemas del autor de los libros Cementiri de Sinera, Mrs. Death, Llibre de Sinera o El caminant i el mur “que no necesitan de un soporte musical constante”, explicó Albertí, para “ampliar la mirada dramatúrgica y dotar al conjunto de singularidad”. La música y las palabras se fundirán con una iluminación diseñada para guiar al espectador a lo largo de este recorrido por la obra del poeta. Xavier Benguerel matizó que aunque no se trate de la versión integral sigue respetando la intención de cuando la compuso en 1990 por encargo del Festival Torroella de Montgrí con la orquesta y el coro del Gran Teatro del Liceo.

Dentro también del Any Espriu y del TNC, concretamente en el vestíbulo principal del teatro, se presentó ayer una exposición sobre el lado cabalista del poeta de Arenys de Mar que puede visitarse gratuitamente hasta el 20 de diciembre. La cábala i Espriu. Les portes de la llum muestra hasta qué punto su obra está impregnada por esta vía de conocimiento. Comisariada por Rosa Delor, la exposición está diseñada en cuatro espacios que representan las cuatro etapas del Árbol de la Vida. Según Albertí, una vez se conoce esta vertiente cabalista de Espriu su obra ya no puede volver a leerse de la misma manera.