Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rato defiende las decisiones que tomó cuando presidía Bankia

El diputado David Fernández amenaza al ex ministro con un zapato: “¿Tiene miedo?”

Fernández amenaza al exministro con un zapato.

El ex presidente de Bankia entre 2010 y 2012, Rodrigo Rato, ha defendido su gestión al frente de la entidad durante su comparecencia este mediodía ante la comisión del Parlament de Catalunya que investiga el fiasco de las cajas catalanas y la posible responsabilidad de sus gestores en la vulneración de derechos de los consumidores. Rato ha asumido su responsabilidad en la gestión de la antigua Caja Madrid durante los dos años y medio que permaneció en la cúpula, ha defendido las medidas que tomó para “sanearla” –“fueron acciones tomadas para aumentar provisiones, reducir peso del balance, reducir oficinas, reducir plantillas”, ha dicho-- y ha recordado que aspectos como la fusión con la CAM o la salida de la entidad a bolsa fueron impulsadas por “el regulador” o bien por leyes del Gobierno. Sobre la venta de preferentes que afectó a 83.000 pequeños inversores, ha insistido en que su comercialización fue anterior a su gestión. No ha querido entrar a valorar el coste social de los miles de desahucios ejecutados a instancias de la entidad.

La de Rato, imputado en la causa abierta en la Audiencia Nacional por la crisis de la entidad que ha recibido dinero público por más de 20.000 millones de euros, era una de las comparecencias más esperadas de una comisión que arrancó en julio pasado y por la que también han pasado nombres como el ex presidente de la antigua Caixa Catalunya, Narcís Serra. Rato, que ha entrado en la sala acompañado por la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, ha saludado a todos los diputados de la comisión, aunque el diputado de la CUP David Fernández se ha negado a darle la mano.

Al final de su intervención, Fernández, quien ha tachado de “ladrones” y “mafiosos” a un buen número de comparecientes anteriores, ha recordado a Rato que bajo su mandato se desahuciaron 80.000 familias –cifra que el expresidente ha negado—y le ha amenazado con su sandalia mientras le inquiría: “¿Tiene miedo?”. El diputado ha expresado su deseo de que “el miedo cambie de bando” y se ha despedido de Rato con un “nos vemos en el infierno, el suyo es nuestra esperanza, hasta luego, gangster”.

El ex presidente de Bankia ha recordado que ya compareció en la comisión del Congreso de los Diputados y que es parte de un proceso abierto judicial, por lo que ha advertido de su imposibilidad de “extenderse en valoraciones personales”.

Pero sí se ha visto obligado a escuchar insultos personales. Además de las palabras del diputado de la CUP, el de ICV, Josep Vendrell le ha acusado de pertenecer a la “élite carroñera” y el de ERC, Pere Aragonès le ha preguntado si “es consciente de que sus huellas dactilares están en la trama del crimen de la crisis y que debería estar en la cárcel”.

La llegada de Rato, que ni el Parlament tenía confirmada oficialmente, se ha producido en medio de una gran expectación y ante la presencia de medio centenar de medios gráficos, entre ellos varias agencias internacionales. Por la tarde está prevista y confirmada la comparecencia del actual presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y esta mañana han hablado el ex presidente de Caixa Laietana (que se integró en Caja Madrid, luego Bankia), Josep Ibern, y el representante del FROB y director territorial en Cataluña de Bankia.

Además de los responsables de CatalunyaCaixa, desde julio por esta comisión han pasado las cúpulas de Caixa Penedès, Manresa o Tarragona. Hasta ahora, y pese haber sido acusados en varias ocasiones por algunos diputados de “ladrones” o “mafiosos”, los comparecientes han evitado asumir responsabilidades por la venta a los ciudadanos de hipotecas sin garantías o productos de alto riesgo como las participaciones preferentes. En la mayoría de los casos, unos directivos han echado las culpas a los otros y cuando se les ha inquirido por sus elevados sueldos o pensiones en cajas que han recibido millonarias inyecciones de dinero público, han respondido que se trataba de cantidades habituales en su momento.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información