El alcalde de Málaga pide rebajar su aportación a los gastos del metro

El Ayuntamiento se había en 2003 comprometido a pagar el 25% y la Junta el 75%

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, abogó ayer por la redacción de un nuevo convenio en torno al metro que contemple una rebaja de la aportación del Ayuntamiento en los futuros gastos de explotación (costes de mantenimiento y subvención del billete). Según el actual acuerdo sobre este tema, firmado en 2003, la contribución municipal al funcionamiento de este medio de transporte será del 25%, mientras que el 75% restante correrá a cargo de la Junta.

El regidor expuso este planteamiento en la reunión celebrada a tres bandas entre representantes del Ayuntamiento, la Consejería de Fomento y la sociedad concesionaria del metro para desbloquear la obra, atascada por la indecisión municipal sobre la línea norte. Durante el encuentro, De la Torre defendió su idea de que sea una red de autobuses, y no un tranvía, el que recorra este trazado (de momento se construirá hasta el Hospital Civil), alternativa que rechaza la Junta. La reunión continuaba al cierre de esta edición.

El deseo del regidor era que un comité de expertos determinase cuál es la mejor opción para la zona, si un tranvía o un autobús, y unas horas antes de la cita sugirió que ese estudio fuera realizado por la Cátedra de Gestión del Transporte de la Universidad de Málaga. No obstante, De la Torre era consciente de la previsible negativa de la Consejería a su alternativa. Confió en que no existiera "una imposición política o dogmática" en este asunto, aunque se mostró dispuesto a no "empantanar" la obra.

El debate, por tanto, no giró solo alrededor de los detalles técnicos, en teoría superados tras el acuerdo escenificado el pasado 27 de septiembre entre De la Torre y la presidenta andaluza, Susana Díaz. El Ayuntamiento contraatacó poniendo sobre la mesa las cuestiones económicas que faltan por perfilar. La factura de la obra, de hecho, se encuentra recurrida en los tribunales porque el gobierno local no acepta los 32 millones de euros que le pide la Junta como aportación a los trabajos de ejecución del suburbano.

La postura del Ayuntamiento sobre la línea norte pone en riesgo la financiación de la obra porque el Banco Europeo de Inversiones (BEI) exige un acuerdo global sobre el proyecto para liberar un crédito que tiene pendiente de cerca de 46 millones de euros.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50