Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botella congela el gasto social y sube los impuestos en 2014

El presupuesto municipal para el año que viene consolida los recortes de 2012 y 2013

El gasto en servicios se mantiene tras un descenso superior al 10% del año pasado

El Ayuntamiento pagará más de 1.100 millones a los bancos

El IBI sube un 6,4%, y se incrementa el impuesto de vehículos y el IAE

La alcaldesa Ana Botella. Ampliar foto
La alcaldesa Ana Botella.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella (PP), ha presentado esta mañana los presupuestos municipales para 2014, que incluyen una notable subida de impuestos pero no así de servicios para los ciudadanos. Tras el fortísimo recorte de 2012 y 2013, el dinero destinado a mejorar la vida de los madrileños se congela a niveles de hace 10 años; crece sin embargo la partida destinada a pagar la deuda a los bancos, que consume uno de cada cuatro euros que entran en las arcas del Ayuntamiento.

Suben los impuestos. El Ayuntamiento prevé ingresar 4.447 millones de euros en 2013, un 3,4% más que este año. Este incremento se explica fundamentalmente por la subida del Impuesto de Bienes Inmuebles, que supone una cuarta parte de los ingresos municipales. En 2014 se encarecerá un 6,4% debido a la actualización del valor catastral de las viviendas que impulso el anterior alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón (PP), y al suplemento extraordinario aprobado por el Gobierno central (PP) para ayudar a los municipios a pagar sus deudas. También subirán el Impuesto de Vehículos y el Impuesto de Actividades Económicas (un 2%). Las tasas permanecen igual a excepción de la de basuras, que baja un 12% en consonancia con la disminución prevista en el servicio en los próximos meses. Además, se incrementa de 35 a 80 millones el dinero que el Ayuntamiento espera obtener de la venta de terrenos y edificios.

La alcaldesa anunció hace semanas una bajada de impuestos, pero tiene previsto llevarla a cabo fundamentalmente a partir de 2015, es decir, después de las elecciones municipales, a las que no ha querido desvelar si se va a presentar como candidata y que, en todo caso, podría no ganar. Este año, el Ayuntamiento ha aprobado un paquete de bonificaciones fiscales muy modesto (70 millones), del que se beneficiarán tanto las familias con escasos recursos y los emprendedores como las grandes empresas como el hotel Ritz o McDonalds.

"Baja la deuda a los poderosos y la aumenta con los vecinos"

  • El líder municipal socialista, Jaime Lissavetzky, considera que los presupuestos “parecen confirmar uno por uno los incumplimientos y engaños del PP en Madrid”. “La verdadera prueba de que la ciudad sigue inmersa en la crisis la encontramos en las dificultades que atraviesan miles de madrileños en desempleo, los miles de jóvenes que emigran porque en esta ciudad no encuentran oportunidades de futuro y tampoco de presente, lo complicado que es para las personas mayores acceder a servicios de atención social, cada vez más escasos pero más caros. Esa es la foto de Madrid, por mucho que Ana Botella hoy pronuncie un discurso triunfal e irreal, al estilo Cristobal Montoro”, considera Lissavetzky.

    “¿Qué clase de gobierno se atreve a afirmar que la crisis se está superando en Madrid cuando la ciudad registra lamentables indicadores de desempleo, suciedad, pérdida de turistas o empeoramiento de servicios sociales? Los madrileños y madrileñas no merecen un gobierno que trate de engañarlos con números que la realidad tumba. Madrid requiere un gobierno decidido que impulse todas las numerosas potencialidades reales de la ciudad, no un gobierno inestable que gestione una realidad virtual que nadie cree”, concluye Lissavetzky.
  • El líder de Izquierda Unida, Ángel Pérez, considera que “basta con lo que se llevan las entidades financieras, uno de cada cuatro euros, para saber cuáles son las prioridades verdaderas de un gobierno que presume de reducir deuda con los poderosos mientras aumenta la que tienen con los vecinos y vecinas”. “Por mucho que la alcaldesa ya iniciara su campaña anunciando bajadas de impuestos, lo cierto es que el IBI seguirá subiendo como evidencia que el aumento previsto de recaudación esté en casi el 7%. Es decir, los impuestos suben, los servicios bajan de calidad y se destruye empleo, tanto en el Ayuntamiento como en esos servicios que gestionan unas empresas privadas que reducen costes a base de despedir a los trabajadores sin que Ana Botella, responsable última, cumpla con su responsabilidad”, añade Pérez.
  • El líder de Unión Progreso y Democracia, David Ortega, considera que la ciudad “sigue pagando los excesos económicos del Ayuntamiento de Madrid, gobernado con mayoría absoluta por el PP desde hace más de dos décadas”. Los presupuestos para 2014 “siguen castigando el bolsillo de los madrileños, apenas prevén inversiones y se centran en pagar la deuda”. Además, “el gasto social se estanca a pesar de la crudeza de la crisis”, añade Ortega. En su opinión, estos presupuestos son “la constatación de que el PP pretende seguir echando sobre los hombros de los madrileños el pago de la deuda, en vez de afrontar de una vez y decididamente el adelgazamiento de las propias estructuras municipales”. “Hablamos, por ejemplo, de asesores de distrito innecesarios, coches oficiales, miles de metros cuadrados de edificios municipales vacíos desde hace años…”, añade.

Se consolidan los recortes. El presupuesto de gastos para 2014 asciende a 4.447 millones, una cifra muy similar a la de hace 10 años, cuando Gallardón acababa de llegar a la alcaldía. Crece un 3,4% respecto al año anterior, lo que para Botella “es la prueba de que el Ayuntamiento está superando los efectos de la crisis”. Olvida sin embargo que el gasto municipal sigue muy por debajo del nivel de 2012, es decir, que antes de que Botella aprobara sus recortes sucesivos.

El gasto en personal se mantiene prácticamente invariable. Dentro del Ayuntamiento no están previstos despidos (habrá 281 bajas por jubilaciones o traslados), aunque sí los habrá en sus empresas municipales. El Ayuntamiento tiene 25.577 puestos de trabajo (pierde 188) y los organismos autónomos tienen 2.395 (pierden 93); en total, son 28.872 puestos, 2.445 menos que en 2009 debido siempre a jubilaciones y traslados, puesto que los despidos se han concentrado en las empresas municipales (no incluidas en esta contabilidad).

El gasto en bienes y servicios para los madrileños se redujo el año pasado un 10,3%, y ha mermado ya casi una cuarta parte desde 2008. En 2014 crecerá sólo un 1,2%, es decir, 20 millones de euros, y seguirá al mismo nivel que hace 10 años.

El gasto en inversiones (para modernizar mercados, peatonalizar calles, abrir bibliotecas, construir carriles bici, etcétera) cayó el año pasado un 45% hasta los 124 millones. En 2008, eran más de 800 millones. En 2014, crecerá hasta los 182 millones, muy por debajo del nivel mínimo para que la ciudad no se caiga a pedazos. Para compensar esta carestía, el Ayuntamiento ha licitado un contrato que contempla que empresas privadas inviertan 150 millones el año que viene, fundamentalmente en un plan de choque para arreglar las calles y aceras, muy deterioradas tras años de falta de mantenimiento.

Se congela el gasto social. “Se ha completado la parte más intensa del ajuste”, ha asegurado esta mañana la concejal de Hacienda, Concepción Dancausa. Sin embargo, Madrid seguirá 10 años más con sus cuentas intervenidas por el Ministerio de Hacienda debido a su tremendo endeudamiento. Y las partidas dedicadas a las diferentes áreas de Gobierno apenas se recuperarán en 2014 de los recortes de años anteriores.

Medio Ambiente y Movilidad gana un 2,2% hasta los 1.180 millones, y Seguridad crece un 0,1% hasta los 402 millones. Sin embargo, estas dos áreas, que el año pasado estaban unidas (se separaron a consecuencia de la tragedia del Madrid Arena) sufrieron sólo en 2013 un recorte del 4,7%. El área de Economía y Hacienda gana también, un 2,25%, hasta los 402 millones; sin embargo, el año pasado perdió un 18% de presupuesto. El área de Urbanismo crece un 9,9% hasta los 175 millones, frente a la rebaja del 27% del año pasado. Y el área de Las Artes, en cambio, pierde un 5,5%, hasta los 131 millones, que se suma al recorte del 20,4% del año anterior.

El área de Asuntos Sociales perdió un 12,7% de presupuesto el año pasado, a lo que se sumó un recorte del 3,1% en los distritos, que concentran fundamentalmente gato social (ayuda a domicilio, etcétera). En 2014, el área se queda con lo puesto, 209 millones, pero la partida para los distritos disminuye de nuevo, un 1,6%, hasta los 501 millones.

Aumenta el dinero pagado a los bancos. El Ayuntamiento prevé acabar este año con 7.074 millones de deuda. Cuando Gallardón dejó la alcaldía, en diciembre de 2011, para convertirse en ministro de Justicia, eran 6.348 millones. Desde entonces, Botella no ha aumentado la deuda, pero no han dejado de aparecer pufos ocultos de la etapa anterior.

La alcaldesa parece decidida a que su principal legado para la ciudad sea precisamente reducir su endeudamiento. Así, en 2014 prevé que baje hasta los 6.204 millones, a costa de pagar 870 millones a toca teja a los bancos, más otros 313 millones por los intereses. Esta última cifra es un 3,5% superior a la del año pasado, y explica también por qué el presupuesto de 2014 es mayor que el de 2013. En total, el Ayuntamiento abonará 1.183 millones a los bancos, es decir, uno de cada cuatro euros presupuestados.

El Ayuntamiento reserva además 30 millones servirán para cubrir los pleitos por intereses de demora.

Se reduce el tiempo de pago a proveedores. El Ayuntamiento gastará en 2014 el mismo dinero que ingresa. Botella ha presumido esta mañana de ese equilibrio presupuestario, aunque ha evitado explicar que es obligatorio porque viene marcado en la Constitución y es fruto además del estricto plan de ajuste impuesto por el Ministerio de Hacienda al Ayuntamiento. “No se puede gastar más de lo que se ingresa”, ha recalcado la alcaldesa como su "convicción política".

También se ha enorgullecido de que en 2014 se pagará por primera vez a los proveedores en un plazo máximo de 30 días, es decir, el obligado por ley desde 2010. El Ayuntamiento abonaba sus facturas con hasta nueve meses de retraso hasta recibir más de 1.300 millones de euros en dos rescates consecutivos del Ministerio de Hacienda para hacer frente a sus pagos atrasadas. En la actualidad, se paga a 60 días, es decir, al doble de lo que marca la ley.

“Tras dos años de importantes esfuerzos de ahorro, el Ayuntamiento se encuentra en un estado económico que empieza a ser favorable para impulsar la salida de la crisis, y esto va a tener un efecto positivo en toda la ciudad de Madrid”, ha añadido la alcaldesa esta mañana.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram