Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un traje para el Cid Campeador

La artista polaca Olek cubre de croché la estatua ecuestre de Rodrigo Díaz de Vivar en Sevilla

La artista Olek cubriendo de croché la estatua del Cid. Ampliar foto
La artista Olek cubriendo de croché la estatua del Cid.

A Agata Oleksiak (Polonia, 1978) no le enseñó a hacer croché su abuela, aprendió ella misma fruto de un deseo incontrolable de expresarse como artista a través de la lana. Olek, como se hace llamar esta singular creadora, se instaló en Nueva York en 2001 y encontró su lenguaje, el ganchillo, en 2003. Desde entonces ha ido por el mundo vistiendo esculturas, mobiliario urbano, habitaciones completas e, incluso, un tren entero, como hizo en Polonia. La artista llegó a Sevilla a principios de octubre para preparar in situ la exposición Santa Agatha, la torera, de la que forma parte el traje que ha creado a medida para el Cid Campeador y que ella misma le colocó este jueves a la escultura ecuestre de bronce que recuerda al héroe en el Prado de San Sebastián de Sevilla. La muestra, la primera individual que presenta en España, se inaugurará el 7 de noviembre en la galería Delimbo, un espacio dedicado en exclusiva al arte urbano y que ha financiado el nuevo traje de Rodrigo Díaz de Vivar.

Poco después del mediodía, Olek se quitó una chaqueta de inspiración torera con motivos de croché sobre los hombros y subió a una grúa desde la que comenzó a vestir al Cid. Rosas, morados, naranjas, verdes y rojos se mezclan sin complejos en cuatro grandes cajas de cartón. La artista, con una carrera meteórica que la ha llevado en poco más de una década a exponer en el Smithsonian de Washington o a participar en la Bienal Internacional de Turquía, se encaramó al bronce cargada con sus creaciones de lana con dibujos geométricos y comenzó su tarea.

"Vine por primera vez a Sevilla en agosto y me encantó la ciudad. Siempre me gusta conocer antes las ciudades en las que voy a exponer. Me cautivó la leyenda del Cid, especialmente la historia de que cuando agonizaba le hiciera prometer a su mujer que aunque fuese muerto, le enviaría a la batalla atado a su caballo. Es algo parecido a lo que nos ocurre a los artistas, nuestra obra  nos sobrevive", comentó este jueves Olek, quien ha trabajado durante todo octubre ayudada por un grupo de voluntarios para confeccionar todas las obras que presenta en Sevilla.

La artista presenta 'Santa Agatha, la torera', su primera muestra individual en España

Con lanas procedentes de Polonia, Reino Unido, Estados Unidos y España Olek ha confeccionado un traje para la escultura que Anna Hyatt Huntington regaló a Sevilla en 1927, cuando la ciudad se preparaba para celebrar la Exposición Iberoamericana de 1929, y que fue restaurado hace un año por el estudio sevillano Metis. La intervención, que ha cubierto también al caballo Babieca, se ha realizado durante ocho horas y podrá verse hasta el 12 de noviembre. Se trata de la segunda obra urbana que Olek presenta en España, la primera consistió en cubrir la escultura del gato de Fernando Botero en la Rambla del Raval, en Barcelona.

Olek, quien asegura que aprendió sola el arte del croché y es ella la que le hace jerséis a su abuela y no viceversa, barajó también las esculturas de San Fernando, en Plaza Nueva, y de la condesa de Barcelona, a las puertas de la plaza de toros de la Maestranza; pero, finalmente, se dejó cautivar por la historia del Cid Campeador. "Intervenciones como esta son necesarias en la ciudad", apuntó este jueves Benito Navarrete, director de Infraestructuras Culturales y Patrimonio del ICAS, del Ayuntamiento de Sevilla.

Santa Agatha, la torera, que podrá verse hasta el 1 de febrero en la galería Delimbo, reúne instalaciones, cuadros y esculturas todo realizado en croché. La artista ha partido de algunas tradiciones españolas para desplegar su pensamiento feminista en cuadros en los que puede leerse (en inglés) frases como: "El remordimiento dura para siempre", "El miedo es solo temporal" o "El camino más rápido al corazón de un hombre es abrir un agujero entre sus costillas".