Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Diputación de Alicante no quiere perder funcionarios

Pastor pide a Rajoy que "abra la mano" para poder cubrir las jubilaciones y las bajas del personal

Luisa Pastor, presidenta de la Diputación de Alicante.
Luisa Pastor, presidenta de la Diputación de Alicante.

La presidenta de la Diputación de Alicante, Luisa Pastor, del PP, pidió ayer al Gobierno, que preside Mariano Rajoy, que “abra la mano” para autorizar de nuevo la contratación de funcionarios para cubrir las vacantes generadas por jubilaciones.

El Gobierno prohibió sacar plazas de funcionarios, y ahora, de cara a 2014, se tendrá que determinar si se mantiene esa medida o por el contrario se permite contratar. La presidenta admitió que “en algunas administraciones, no en la Diputación en concreto, empieza a haber un déficit de contratación. Aún se puede aguantar un poco, pero no puede tardar mucho el Gobierno a tener que abrir la mano porque hay necesidades de cubrir plazas que ahora no se permiten cubrir”.

Fuentes de presidencia de la Diputación cifran en 39 los jubilados este año, de 936 funcionarios. En la Diputación de Castellón se han jubilado 41 funcionarios en los últimos dos años, de una plantilla actual de 563, según informa Lorena Ortega. En la Diputación de Alicante los sindicatos denuncian que hay más de 200 contratos laborales que se van renovando cada dos meses, de los cuales se está prorrogando durante más de diez años.

Superávit

Pastor hizo estas declaraciones en una rueda de prensa en la que informó de que la Diputación de Alicante ha cumplido un año antes de lo previsto las previsiones de contención del gasto del Plan Económico de Estabilidad. La Diputación cerró 2012 con un superávit de 47 millones de euros. El superávit se logró gracias al ahorro en los contratos de limpieza, seguridad y la amortización de la deuda, lo que reduce intereses.

El diputado de Economía y Hacienda, César Augusto Asencio, presentó los escenarios presupuestarios para los próximos tres años. En 2013 las previsiones de ingresos son de 308,2 millones de euros. Y los gastos serían de 293,6 millones de euros.

Y la deuda a bancos será de 84,1 millones de euros. Para 2014 los ingresos serán de 308 millones, y los gastos de 286. Para 2015 los ingresos previstos serán 310 millones y los gastos de 289, y en 2016 unos ingresos de 314 millones y 294 millones de gastos. El diputado explicó que el gasto total bajará: “Estamos amortizando con mayor rapidez la deuda viva, sin que afecte a servicios básicos”.