UGT niega que haya desviado fondos o inflado facturas

Fernández Sevilla, que no facilita el informe sobre sus cuentas, solo admite que pueda haber "discrepancias" en la forma de computar gastos

El secretario general de UGT en Andalucía, Francisco Fernández Sevilla.
El secretario general de UGT en Andalucía, Francisco Fernández Sevilla.Julián Rojas

El secretario general de UGT en Andalucía, Francisco Fernández Sevilla, ha comparecido este jueves para explicar las conclusiones "preliminares" de la investigación que encargaron a finales de agosto sobre las irregularidades en la gestión de los fondos públicos que reciben para cursos formativos y otras partidas. Según Fernández Sevilla, los primeros análisis establecen que no hay desvío de fondos, ni contabilidad B, ni fraude, ni malversación, ni saqueo, ni facturas falsas... Pero Fernández Sevilla y su equipo de confianza se han negado a facilitar el informe sobre el estudio que se ha realizado de unos 1.500 documentos contables. Tampoco han detallado la composición de la comisión que se ha encargado de revisar sus cuentas.

Lo máximo que ha llegado a reconocer el líder andaluz UGT es que "puede haber discrepancias" en la forma de llevar la contabilidad, en la forma de imputar un gasto. Aunque no ha detallado en qué partidas ni en qué procedimientos. Tampoco ha aclarado a qué concepto corresponden los 25.000 euros de facturas "indebidamente cobradas" que el sindicato ha devuelto al Gobierno andaluz. Esta devolución ha tenido que ser anunciada por la presidenta andaluza, Susana Díaz, en el Parlamento. 

"Es falso que se inflaran facturas", ha resaltado Fernández Sevilla. También ha rechazado que exista un "enriquecimiento personal" de algún miembro de su sindicato ni "voluntad de ocultación". "No hay ni sombra de corrupción en nuestras actuaciones", ha reiterado.

Tras quejarse de que se le está condenando desde los medios, ha recordado que a día de hoy ningún juzgado ni fiscal se ha puesto en contacto con ellos por este asunto. "No vamos a contestar cada día a sus acusaciones", ha dicho Fernández Sevilla respecto al goteo de informaciones sobre facturas y gastos supuestamente irregulares. El secretario general de UGT en Andalucía sí ha admitido que el uso del término "bote" por parte de su organización ha sido "desafortunado". El bote aparece en uno de los apartados del programa informático de contabilidad que utiliza UGT en Andalucía. Según Fernández Sevilla, se trata de  una cuenta abierta entre los proveedores y el sindicato en la que también se hacen ajustes en los conceptos. Sin embargo, ha insistido en que "UGT no se ha quedado con un céntimo de euro" a través de esa aplicación.  

Entre los cargos del sindicato UGT en Andalucía hay malestar por la forma en la que se está gestionando la crisis de las facturas. Fernández Sevilla y su equipo de confianza trasladaron esta semana un avance de las conclusiones del informe sobre la contabilidad a varios miembros de la central. Según fuentes de UGT, la dirección señaló entonces que se habían detectado "irregularidades" contables, algo que no ha reconocido el secretario general ante los medios este jueves.

Sobre la firma

Manuel Planelles

Periodista especializado en información sobre cambio climático, medio ambiente y energía. Ha cubierto las negociaciones climáticas más importantes de los últimos años. Antes trabajó en la redacción de Andalucía de EL PAÍS y ejerció como corresponsal en Córdoba. Ha colaborado en otros medios como la Cadena Ser y 20 minutos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS