Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Jesús Espinosa Ruiz / Vicepresidente de Investigación y director de la planta de San Pablo

“Es momento de invertir en investigación, no se puede dejar para más tarde”

El responsable de la planta de Airbus Military en Sevilla insta al Gobierno a apostar por la innovación

Jesús Espinosa Ruiz, el responsable de la planta de Airbus Military en Sevilla, con parte de su equipo. Ampliar foto
Jesús Espinosa Ruiz, el responsable de la planta de Airbus Military en Sevilla, con parte de su equipo.

Jesús Espinosa Ruiz, vicepresidente de Ingeniería de Fabricación, Investigación y Tecnología de Airbus Military; y director de la planta de San Pablo, reta al Gobierno a invertir en I+D.

Pregunta. ¿Cuál es el futuro de la industria aeronáutica?

Respuesta. Somos un sector que mantiene un crecimiento sostenido. En los últimos cinco años hemos crecido en la parte comercial y militar. Generamos empleo y riqueza que, solo en Andalucía, ha conseguido pasar de 5.000 puestos de trabajo en 2008 a 10.000. El futuro es óptimo, con expectativas de seguir creciendo. Y no es nuevo. Llevamos 75 años creciendo en Andalucía, desde la primera planta de Cádiz.

P. ¿Y el de Airbus Military?

R. La planta del A400M tiene que llegar a su máxima cadencia de fabricación de 28 aviones al año. Pero nuestra intención es exportar y llegar a vender 400 aviones, más allá de los encargos comprometidos por los países miembros de la OCCAR [Organización Conjunta de Cooperación en Materia de Armamento formada por Alemania, Bélgica, España, Francia, Luxemburgo, Turquía y Reino Unido)]. En aviones medios y ligeros estamos en 25 aviones al año y queremos seguir siendo líderes. Estamos negociando y con estrategias en Indonesia e India para llegar a los 28 aviones. También estamos abriendo mercado en Iberoamérica y hemos conseguido encargos de Boeing y Airbus, por lo que nuestras plantas están al máximo. Queremos apostar por adaptar nuevos sistemas que requieran los clientes en nuestras plataformas o en otras, como un sistema para medir desde un avión vertidos en el mar, el espesor, la superficie y la localización. Desde aquí vendemos a los cinco continentes. El 95% de lo que producimos es para exportación.

P. Uno de los retos es el sector auxiliar. ¿Cuál es la situación en estos momentos?

R. Hace dos años, la situación era muy deficiente, pero ahora estamos en el camino. La industria auxiliar aún tiene problemas. El primero es la atomización. En Andalucía tenemos 123 empresas que se dedican a este sector. Esto sería bueno si tuvieran músculo financiero e industrial y nivel de internacionalización. Necesitamos músculo financiero, integración y que no vivan en un entorno local. Necesitamos empresas que puedan jugar en un entorno internacional, con proyectos importantes y con capacidad financiera y estructura empresarial fuertes. En esto estamos trabajando porque un sector como el nuestro, en constante crecimiento, necesita empresas que nos acompañen en el proceso de creación de riqueza y empleo. Queremos una relación donde ganemos nosotros y nuestras empresas auxiliares. Se están haciendo los deberes, aunque queda recorrido. En ingeniería teníamos 25 empresas que disponían de dos personas de media. Hicimos un proceso de integración y pasamos a ocho y después a cuatro. En la primera licitación de Airbus ya han competido con empresas europeas y se les ha asignado paquetes de trabajo. Sin ese proceso de concentración no hubiera sido posible.

P. ¿Cómo se consigue la transformación?

R. Es un proceso largo. Por ejemplo, el sistema de proveedores ha cambiado. Primero se crearon las empresas, después se integraron y ahora se está analizando cuál debe ser la cadena de suministros. Pero estamos estudiando la situación. También lo está haciendo Boeing, que tuvo que comprar la empresa que les fabricaba un fuselaje central para garantizar las entregas a tiempo. Esta cadena es un aspecto crítico para nosotros.

P. ¿Es suficiente la apuesta de Airbus?

R. En Airbus Military estamos apostando por la industria auxiliar. Cada año estamos encargando paquetes nuevos por 250 millones de euros. El año que viene serán 300 millones. Además, estamos comprando 750 millones y queremos llegar a 900 millones en equipos, materiales y accesorios. En servicios e ingeniería, también estamos contratando por 300 millones de euros.

P. ¿Le preocupa la dependencia de Airbus Military de los Gobiernos?

R. Nuestra preocupación es responder con la máxima eficiencia a nuestros clientes y estar a la vanguardia de la tecnología. Para eso tenemos que hacer un esfuerzo inversor en investigación y desarrollo muy importante. Innovar es un factor clave. Si no lo hacemos, difícilmente seremos líderes. Airbus lo es en el mercado militar y en el comercial porque invertimos un 15% de las ventas en I+D. El sector en general invierte un 13%. Esto es un aspecto fundamental porque somos un sector estratégico y es necesario que los agentes que intervienen, Gobierno y compañía en este caso, establezcan canales de sinergia institucional que nos permitan seguir estando en la vanguardia de la tecnología. No estamos hablando de subvenciones sino de sinergias institucionales. En el resto de Europa, los Gobiernos, en una situación de crisis, siguen apostando por inversiones en I+D porque entienden que ayuda a ser competitivos. Si realmente el Gobierno español quiere que estemos en los mercados y en primera línea, es el momento de apostar claramente por el I+D, no de reducirla. Quisiéramos que el Gobierno español apostara con la misma intensidad que lo hacemos algunas compañías. Es el momento. No se puede dejar para más tarde.

P. ¿Qué trabajo hay en el sector aeronáutico?

R. En 2012, Airbus contrató 550 personas. Este año serán 413 personas. Los perfiles son de taller, con alta cualificación, y de ingeniería de todas las especialidades. En el sector español hay 53.000 empleos, un 40% de productividad más sobre la media de todos los sectores, 6.900 millones de facturación y somos el 1% del PIB español.

Más información