Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las llamas calcinan más de 500 hectáreas en la provincia de Lugo

El fuego se originó simultáneamente en cinco focos y continúa sin control en dos puntos cerca de núcleos de población

Continúa activo el incencio originado ayer en torno a las tres de la tarde en la parroquia de Vilar de Cuíña, en el municipio lucense de A Fonsagrada. El fuego, que se originó simultáneamente en cinco focos, ha arrasado más de 500 hectáreas y continúa sin control en dos puntos. Uno de ellos se sitúa entre los núcleos de población de Villabol de Suarna y Retrumeiro, mientras que el otro está ubicado en el paraje de A Cova, que carece de acceso rodado, por lo que los efectivos de extinción “solo pueden controlarlo con medios aéreos”.

El alcalde, Argelio Fernández, ha asegurado “en estos momentos no hay ningún peligro para la población civil”, luego de que ayer hubiese que desalojar a algunas personas de sus domicilios por la proximidad de los fuegos a sus casas.

Con respecto al origen del incendio, Fernández advirtió que “no puede ser casual que un fuego se inicie al mismo tiempo en cinco focos diferentes, además, no hubo tormentas con aparato eléctrico ni nada, por lo que está clara la mano del hombre”. Una vecina coincidió con el regidor en esta versión. En declaraciones a la Cadena Ser lamentó “el fuego fue claramente provocado, empezó en diferentes sitios, es realmente impresionante y parece imparable y el acceso allí tiene mucha dificultad”. En las labores de extinción trabajan 2 técnicos, 7 agentes forestales, 38 brigadas, 19 motobombas, 2 palas, dos aviones y 6 helicópteros.

Más información