Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A los dos lados de los Pirineos

El filósofo Xavier Rubert de Ventós reivindicó en El Pertús una “Cataluña libre, justa y solidaria”

Un gendame francés contempla el desfile de manifestantes en la zona de el Pertús.
Un gendame francés contempla el desfile de manifestantes en la zona de el Pertús.

Millares de personas de ambos lados de los Pirineos, unidos con sus manos, conectaron la denominada Cataluña norte (Francia) con Cataluña.

La población de El Pertús (Francia), en el límite norte de la cadena humana, acogió ayer, en un ambiente lúdico festivo, como en el resto de tramos de la cadena, la conexión entre las dos Cataluñas, separadas desde el Tratado de los Pirineos en 1659.

Cuando faltaba un minuto para las cinco de la tarde, más de 2.000 personas ubicadas en el tramo 722 de la vía, ya en territorio francés, unieron sus manos. A las 17.14, dos kilómetros dentro de Francia, se produjo la conexión con los otros 721 tramos hasta llegar a Alcanar, el último pueblo de la provincia de Tarragona, en el límite con la Comunidad Valenciana.

La cadena humana penetró dos kilómetros en territorio francés

En ese momento, el filósofo Xavier Rubert de Ventós, exmilitante del PSC y exsenador, pronunció un parlamento en el que reivindicó una Cataluña libre: “Queremos y necesitamos ser un país más de Europa, un país libre, independiente, pero, sobre todo, justo y solidario; solidario sí, pero no soldado, como todavía estamos, a España”. El filósofo, que reclamó que “el fuego que hoy se activa en nuestros corazones no se convierta en humo cuando llegue a la cabeza”, calificó a Cataluña de “una nación abierta e integradora”, que con el acto de la multitudinaria cadena de ayer mostraba al mundo su identidad y aseguró que, con la manifestación, “Cataluña muestra una vez más que es una nación. Una nación es la voluntad de sus hombres y mujeres de formar parte de esta nación”.

Desde primera hora de la mañana los inscritos a la Via catalana fueron llegando en autobuses y coches particulares a El Pertús. Entre los asistentes, decenas de periodistas y fotógrafos preparados para inmortalizar la jornada.

A mediodía se iniciaron los actos ludico-festivos programados para celebrar la Diada. Grupos musicales, sardanas, castellers llegados de Francia y de Cataluña, cantos corales, correfocs. Las notas de Els Segadors y gritos de independencia fueron la música de fondo de la jornada. A medida que avanzaba el día, era mayor la sensación de una marea amarilla, miles de personas equipadas con camisetas amarillas con las que anunciaban su participación en la cadena. También como en el resto del acto reivindicativo, la mayoría de los participantes, adultos y niños, hacían ondear banderas esteladas.

A mediodía, ya era evidente la llegada de los más de 30 autocares llegados de Osona, principalmente de Vic, y de los centenares de coches particulares. Mas de 2.000 personas se dieron cita en la zona de El Pertús esperando el momento de unirse a la cadena. Mesas improvisadas para comer frente al escenario, bocadillos, tuppers, compras en las tiendas de Els Límits, dentro ya del término municipal de la Jonquera, numerosas visitas a los bares de la zona.

A la una del mediodía, las autoridades francesas cortaron la nacional 900 de aquel país para que no hubiera problemas de tráfico y los Mossos d'Esquadra hicieron lo propio en la N-II hasta las 19.00 horas. No hubo problemas de movilidad, teniendo en cuenta que la comarca del Alt Empordà era una de las que mas tramos tenía (85) y que 23 de ellos estaban concentrados en la zona de la Jonquera.