Profesores y padres inician el curso con protestas contra los recortes

436.000 alumnos de Primaria e Infantil comienzan las clases sostenidas con fondos públicos Alberto Fabra inaugura la nueva sede del colegio Benadresa, tras años de barracones

Padres, profesores y alumnos protestan ante el colegio Cavite de Valencia contra los recortes.
Padres, profesores y alumnos protestan ante el colegio Cavite de Valencia contra los recortes.JOSÉ JORDÁN

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ha sido recibido con pitos durante el acto de inauguración del curso escolar en Castellón. Apenas tres profesores interinos despedidos el pasado curso se han acercado hasta las puertas del Ceip Benadresa (un barrio de las afueras de la capital) y han protestado ante la llegada de las autoridades. Fabra ha elegido para la apertura oficial del curso un centro escolar que ha estado durante seis años en barracones tras detectarse aluminosis en el edificio. El presidente ha achacado este defecto a “la mala suerte” que “trastocó la línea de planificación” de la consejería de Educación y ha agradecido la “paciencia infinita” de la comunidad educativa de Benadresa.

“Muchos nos dicen que estamos abandonando la escuela pública”, dijo durante su discurso ante personal docente, directores de colegios y representantes del AMPA. Fabra mostró como hitos de la gestión educativa el descenso del fracaso escolar (2,3 puntos en los últimos tres años) y de las aulas prefabricadas (35% menos este curso). No habló de la deuda con los centros ni la desaparición de las ayudas para los libros. Tras visitar el nuevo colegio y realizar su discurso se marchó sin atender a los medios de comunicación.

“Por lo menos ha agradecido a los profesores su trabajo por el descenso del fracaso escolar”, ha dicho el coordinador de la Asociación de Directores de Infantil y Primara y director del Jaume I de Castellón, Victorino Bartoll. Este director, presente en el acto, ha recordado que el Consell no ha pagado desde enero de este año la deuda a los comedores. Tampoco han cobrado los gastos de funcionamiento desde el mismo mes. Sobre la decisión de dejar a los centros la decisión de decidir sobre las becas a libros, Bartoll ha mostrado su descontento: “Yo no soy un asistente social, ¿cómo voy a saber valorar quién lo necesita más?”.

El impago y la falta de ayudas para libros de texto ha sido precisamente el problema destacado en el inicio de curso en Primaria por Eva Grimaltos, presidenta de la Federación de Padres de Alumnos de Valencia (FAPA) y portavoz de la Plataforma para la defensa de la Enseñanza Pública, en la concentración que ésta ha efectuado en el colegio público Cavite de la Malva-rosa en la capital autonómica. "Nos consta que hay  padres que han llegado al colegio y se han dejado la dignidad en la puerta porque no han podido pagar los libros para empezar el curso", ha reconocido Grimaltos en un acto simbólico que reivindicaba "el prestigio de la escuela pública", cuyo trabajo no se reconoce suficientemente y ante "el intento de desmantelamiento" que aquella padece.

Junto a la FAPA, se encontraban representados en las puertas de este colegio público lo sindicatos STEPV, FETE-UGT y CC OO, así como Escola Valenciana y la Federación de Asociaciones de Vecinos de l'Horta, entre otros Colectivos y entidades sociales. "Hemos querido comenzar el curso igual que acabamos el anterior, con un acto simbólico en señal de apoyo a la educación pública, contra los recortes y la nueva ley educativa. En las próximas semanas coordinaremos con la plataforma estatal nuevas concentraciones y acciones más contundentes", ha añadido Grimaltos.

Ante las puertas del colegio, el representante de Escola Valenciana ha leído el manifiesto "¡Es pública i és de tots!" por una "escuela laica, en valenciano, pública, inclusiva y compensatoria". Según Grimaltos, la plataforma "quiere hacer sentir su voz" para hacer públicos los problemas que  afectan a la educación pública, relacionados con los aumentos de ratios, la supresión de plantillas de docentes y líneas en valenciano, carencias de infraestructuras y barracones y reducción e impagos de becas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las carencias en el transporte escolar continúan y las madres del colegio público de Montserrat se mantienen como símbolo de este problema. El transporte de los alumnos de Educación Infantil de las urbanizaciones de esta población de la Ribera Alta corre cargo de sus familias, y se realizará en un autobús fletado por éstas gracias a los 25.000 euros obtenidos por las madres en el concurso Atrapa un millón. Sin embargo, esa cantidad de dinero sólo les alcanza para siete meses, de manera que empezarán a partir de octubre, según explica Silvia Lucas, una de las madres que participó en concurso.

Por su parte, la Confederación de Asociaciones de Padres de Alumnos Gonzalo Anaya ha denunciado que la Generalitat Valenciana, "en su línea de apoyar la privatización de la enseñanza, elimina las becas de ayudas a los libros para beneficiar a los comedores de los centros concertados".

En un comunicado, esta organización ha exigido "honestidad y transparencia en las cifras oficiales sobre las ayudas al estudio", así como "información sobre los importes que se destinaran a las becas de comedor escolar, el número de alumnos beneficiarios de becas de comedor y de transporte y su distribución entre pública y privada".

La presidenta de la Confederación, María Dolores Tirado, ha reclamado "honestidad" a la consejera de Educación, María José Català, "para no crear expectativas en las familias que no se puedan cumplir".  "Es lo mínimo que podemos exigir dada la situación económica que viven las familias, por ello pedimos que no se creen expectativas en las ayudas al estudio y dónde se dice que se mantienen, se diga que se reducen o, en el caso de los libros, desaparecen", ha añadido.

Según las mismas fuentes, hay más alumnos escolarizados en el sistema educativo valenciano (4.143 escolares más, según cifras oficiales) y menos profesores (1.272 docentes que el curso pasado), lo cual "provoca que la atención educativa que reciben los escolares disminuya".

La Confederación Gonzalo Anaya ha alertado sobre las consecuencias a corto y largo plazo que provoca la falta de estabilidad de las plantillas que dificulta la continuidad y desarrollo de los proyectos educativos de los centros.

"La falta de estabilidad en los equipos docentes se agrava este curso 2013-2014 por las modificaciones de acuerdos en las plantillas docentes", ha concluido Tirado.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS