Mas compara la Via Catalana con el impacto de la marcha de Luther King

El presidente anima a participar masivamente en la cadena de la Diada

Núria de Gispert, Artur Mas y Xavier Trias, durante la inauguración del Born Centre Cultural (BCC).
Núria de Gispert, Artur Mas y Xavier Trias, durante la inauguración del Born Centre Cultural (BCC).Gianluca Battista

Artur Mas, presidente de la Generalitat, invitó ayer a los ciudadanos catalanes a participar masivamente en la cadena humana en favor de la independencia que está organizando la Assemblea Nacional Catalana (ACN) para la Diada de mañana. En su discurso de inauguración del Born Centre Cultural (BCC), el presidente catalán comparó el impacto que pueda tener la movilización soberanista con la que en 1963 lideró en Estados Unidos Martin Luther King en defensa de los derechos civiles. “Si entonces fueron 200.000 personas, Cataluña puede mostrarse al mundo con movilizaciones más grandes”, apuntó Mas recordando que ahora se conmemora aquella cita y convencido de que en este siglo XXI Cataluña recuperará “sus plenas libertades”.

Con la invitación a sumarse a la marcha, Mas quiso así enviar un mensaje de tranquilidad a los sectores soberanistas y partidarios de la consulta para subrayar que su objetivo no queda empañado por su negociación con el presidente Mariano Rajoy. “Tenemos una hoja de ruta bien trazada y la sguiremos mientras la gente siga con este mismo espíritu”, aseguró. Durante su intervención, el presidente catalán afirmó que Cataluña luchó en 1714 con “cuchillos, bayonetas y fusiles” y que ahora sus armas son otras: “la democracia, el civismo, el espíritu pacífico y la movilización”. Por ello, anticipó que en su discurso de esta noche animará a la participación en la Via Catalana. “Centenares de miles de catalanes unirán sus manos en defensa de la libertad de nuestro país. Y os animo a hacerlo hasta conseguirlo. Estoy seguro que la Via puede impresionar al mundo como lo hicieron los catalanes que murieron aquí hace 300 años”.

“La hoja de ruta está bien trazada y la cumpliremos”, afirma Mas

La inauguración del nuevo BCC le sirvió a Mas para subrayar que el espacio es una metáfora de la evolución vivida en los últimos 300 años. Tras la derrota de la Guerra de la Sucesión — aseguró Mas— Cataluña supo sobreponerse con la industrialización; en el siglo XIX, con la Reinaxença; en el XX, con la recuperación de parte de sus instituciones, y vaticinó que el XXI será “el de la plena libertad y también se saldrá”.

El acto de inauguración fue austero y se limitó a los breves discursos de Artur Mas y el alcalde Barcelona Xavier Trias. La dirección del centro quiso dar todo el protagonismo al nuevo espacio, bañado en luces azules y su cortinaje morado, y en L'Auca del Born en el que unos actores representaron cómo vivían los barceloneses en el siglo XVIII. Bajo las incesantes bocinas de los vecinos, que no dejaron de oírse durante todo el acto, Trias subrayó que esos restos eran parte de los cimientos de las casas, al margen de la del cónsul de Holanda, de taberneros, cirujanos y zapateros. Y evocó un mundo de artesanos que quedó destruido. Por eso, animó a los barceloneses a visitar el Born: “No hemos escogido esta Diada por casualidad para inagurar el centro. Es bueno detenerse aquí para comprender en su conjunto lo que queremos conmemorar”. En la misma línea de Mas, Trias señaló que el complejo cultural es el mejor homenaje que puede rendir Barcelona a quienes perdieron sus casas en 1714 y reiteró que el sueño de libertad “sigue intacto”. “Barcelona quiere estar al lado de los que reivindican el derecho a decidir”, dijo.

Mas acudió al acto acompañado por gran parte de los consejeros de su Gobierno. No fueron solo ellos: la inauguración reunió a la presidenta del Parlament, Nuria de Gispert, y a concejales de la mayoría de partidos, incluidos también del Partido Popular, como Alberto Fernández Diaz y Àngels Esteller, o el diputado Enric Millo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS