Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La incomodidad de la cadena

La vicepresidenta de la Generalitat, de Unió, acudirá a la Via Catalana, igual que el padre del líder socialista Pere Navarro

Joana Ortega en una intervención en el Parlament.
Joana Ortega en una intervención en el Parlament.

La cadena humana independentista de mañana ha puesto en un aprieto a algunos dirigentes, atrapados entre la postura oficial del partido y la realidad. Así, la vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, anunció este lunes que asistiría a la Via Catalana y que también estaría presente a la recepción que Artur Mas ofrecerá a la Asamblea Nacional Catalana (ANC), los organizadores de la cadena.

Ortega es vicepresidenta del comité de gobierno de Unió Democràtica, el partido que lidera Duran Lleida. La dirección democristiana optó hace unos días por la equidistancia con la Via Catalana y decidió que los dirigentes y militantes actuaran según su criterio.

“No pasaremos lista de quien va y quien no va. No hay ninguna consigna y no se forzará a nacie a optar por una posición u otra”, dijo Duran Lleida en su carta semanal del pasado viernes. Él mismo no ha aclarado todavía si acudirá y desde su entorno se recuerda que mañana tiene sesión en el Congreso, pero tampoco se descarta que acuda. “Iré o no en función de mi disponibilidad física y de lo que en conciencia crea que tengo que hacer. ¡Y ya está! ¡Así de sencillo”, decía Duran.

La ambigüedad del líder democristiano es la misma que mantuvo en la Diada de 2012

La ambigüedad del líder democristiano es la misma que mantuvo en la Diada de 2012 con motivo de la multitudinaria manifestación independentista. Al final, Duran acudió en silla de ruedas a la manifestación, convaleciente de una operación. El mismo recordaba en su carta que fue insultado e increpado por los independentistas y que le acabaron arrojando monedas a la cara.

Duran tiene el recurso de incomodar periódicamente a los sectores soberanistas de CiU al recordar que Unió no está por la independencia, sino que es un partido confederal. Este año tampoco ha evitado la discrepancia con los organizadores de la cadena, a los que reclamó, sin éxito, que cambiaran el lema de Via Catalana por la Independencia para que la marcha fuese más unitaria.

Al final, Duran ha admitido que diversos alcaldes de su partido acudirán a la cadena y han participado activamente en la organización al paso por sus municipios. No lo harán ni el consejero de Interior, Ramon Espadaler, centrado ese día en el dispositivo de seguridad, ni Josep Maria Pelegrí, el consejero de Agricultura, ambos de Unió.

Quien sí acudirá a la Via Catalana y viajará de Terrassa (Barcelona) a Reus (Tarragona) para hacerlo es Joaquim Navarro, padre de Pere Navarro, el primer secretario del PSC. “No opinamos igual, pero no es un problema”, dijo Joaquim, que se ha fotografiado con banderas independentistas. Pere Navarro restó ayer importancia al hecho. “Hay voluntad de poner esto de relieve, pero en todas las familias no todo el mundo piensa igual”, aclaró el líder socialista, que se enteró por la prensa de la iniciativa de su padre.

Más información