Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vicepresidenta de la Generalitat asistirá a la Via Catalana

La cadena rodeará Barcelona y el Ayuntamiento pide que no se circule en coche

El movimiento 12-O desconvoca el acto en la Sagrada Familia tras la prohibición de Interior

Ensayo de la cadena humana durante las fiestas del barrio de Gràcia, Barcelona. Ampliar foto
Ensayo de la cadena humana durante las fiestas del barrio de Gràcia, Barcelona.

La vicepresidenta del Gobierno catalán, Joana Ortega, ha anunciado este lunes que asistirá a la cadena humana del 11 de septiembre y que también prevé estar presente en la recepción que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, hará a los organizadores de esta iniciativa. Así lo ha confirmado hoy la vicepresidenta y dirigente de UDC en una entrevista en Ràdio 4-RNE, en la que, sin embargo, ha restado importancia al hecho que vayan miembros del ejecutivo y políticos a la Vía Catalana, ya que en esa movilización "el protagonismo no es de los partidos sino de la sociedad civil".

En cuanto al diálogo entre el gobierno catalán y central, Ortega ha confirmado que existen conversaciones a través de más de un interlocutor para negociar una consulta de autodeterminación en 2014 y para resolver también las necesidades del día a día de los ciudadanos. La vicepresidenta ha negado que Mas haya dado marcha atrás en el proceso soberanista, sino que, a su juicio, el presidente expresó en sus últimas declaraciones "un rumbo que siempre ha sido el mismo, el de hacer una consulta en 2014" que sea "de acuerdo con la legalidad y pactada con el Estado".

Por su parte, el Ayuntamiento de Barcelona ha pedido que no se entre ni salga, ni se circule, por Barcelona en coche el 11 de septiembre por la tarde, en una recomendación sin precedentes que responde a las convocatorias de concentraciones para este día, en especial la Vía Catalana. El consistorio recuerda que la cadena humana convocada por la ANC, rodeará gran parte de Barcelona y afectará a las principales vías de acceso y circulación en la ciudad, algunas de las cuales quedarán cortadas. En concreto, se pide que no se utilice el vehículo privado para entrar y salir de Barcelona durante la tarde del día 11, y en caso de que sea imprescindible hacerlo, que sea de forma planificada y fuera de los horarios donde se prevén más problemas de tráfico, entre las 16.00 y las 19.00 horas.

El Movimiento Cívico 12-O ha desconvocado la cadena humana que tenía previsto hacer alrededor de la Sagrada Familia a las 17.15 horas, coincidiendo con el horario de la vía independentista. El Departamento de Interior de la Generalitat ha prohibido el acto por razones de seguridad y ha planteado a los organizadores dos alternativas: o hacer una cadena en calles adyacentes y no coincidentes con la protesta soberanista o bien formar la cadena alrededor del templo entre las 9.00 y las 13.00 horas. "Ya no tiene sentido hacerla. Esto ya no es democracia. Es el exilio o la clandestinidad", ha lamentado Ángel Hernández Guardia, portavoz del movimiento, nacido de una escisión de la entidad Espanya i Catalans. El grupo, que convocó hace un año una concentración el 12 de Octubre en réplica  a la manifestación multitudinaria de la Diada, se fracturó después de que Ángel Parra, presidente de este último colectivo, pidiera abiertamente el voto para el Partido Popular en las últimas elecciones autonómicas.

Hernández Guardia se definió como fundador del PSC y explicó que abandonó el partido cuando Pasqual Maragall, expresidente de la Generalitat, impulsó proceso de la reforma del Estatuto. Tras expresar su postura ante un ejemplar, en catalán, de la Constitución, Hernández ha reprochado a Interior que equiparara en su resolución los símbolos secesionistas con los constitucionales. "Ellos lo argumentan por las garantías de seguridad. Y que a las horas que nos proponen no hay previsión de que haya símbolos de signo contrario y antagónicos", ha lamentado. El Movimiento 12-O se ha expandido por las redes sociales y sus promotores han admitido que ignoran su grado real de apoyo. Sin embargo, Hernández ha asegurado que muchas personas le aseguraron hace un año que "el miedo" les impidió a acudir a la concentración del Día de la Hispanidad. "¿Miedo a qué? Pues miedo", ha aclarado, "a ser marcados, a significarse. Hay gente que incluso nos propuso ir a la Sagrada Familia con la estrella de David. Por eso hablo de clandestinidad y exilio. La fuerza de la Administración es muy fuerte. Yo mismo no he podido ascender laboralmente por no tener el nivel C de catalán. Y decir esto no quiere decir que yo sea un facha".