Zaragoza deja la ejecutiva del PSOE por el espionaje de Método 3

El exsecretario de organización del PSC mantiene su escaño en el Congreso Era, junto con la diputada Esteve, la cuota que los socialistas catalanes tenían en la ejecutiva federal del PSOE

José Zaragoza, exmiembro de la jejecutiva del PSOE.
José Zaragoza, exmiembro de la jejecutiva del PSOE.uly martín

El caso del espionaje político en Cataluña provocó este miércoles la primera dimisión en las filas de los socialistas catalanes en la persona de uno de sus dirigentes fundamentales en los últimos años. José Zaragoza, exsecretario de organización del PSC, anunció que abandonará la ejecutiva federal del PSOE después de conocerse que en el año 2010 ordenó indagar a la agencia de detectives Método 3 el lugar en el que residía el alcalde de Badalona, Xavier García Albiol, del PP.

Zaragoza difundió un comunicado en el que asegura que renuncia “para no perjudicar” a su partido “y de acuerdo con el primer secretario del PSC”, Pere Navarro. Fuentes socialistas explicaron que el abandono es provisional, “hasta que se esclarezca su participación en el caso”, aunque el comunicado no refiere ese extremo.

Navarro ha venido negando durante meses cualquier relación del PSC con el espionaje político en Cataluña, que se destapó cuando se descubrió una charla pinchada a la líder del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, con la ex amante de un hijo del expresidente Jordi Pujol. El pasado lunes Navarro prometió que sería “el primero en actuar” si se demostraba alguna vinculación del PSC con el caso. En la tarde de este miércoles, Navarro y Zaragoza se entrevistaron en la sede central del partido y acordaron la renuncia, que sirve para que el PSC tome aire, asfixiado por las continuas revelaciones del caso.

El propio Navarro y su antecesor, José Montilla, se verán forzados a acudir al Parlamento catalán a dar explicaciones por la implicación del partido en este asunto, a petición de CiU y Esquerra Republicana.

Alfredo Pérez Rubalcaba declaró este mismo miércoles en la SER que le parecía “repugnante” este espionaje político y precisó que, si se confirmaban esas informaciones, la dirección del PSC tendría “que tomar decisiones”. Fuentes del entorno de Navarro, sin embargo, desvincularon la renuncia de Zaragoza de esas declaraciones y explicaron que, una vez pactada entre ellos la dimisión, Navarro telefoneó a Rubalcaba para comunicársela.

La renuncia de Zaragoza en la ejecutiva del PSOE no afectará a su escaño como diputado en el Congreso, que seguirá ocupando, aunque el pasado mes de febrero fue obligado a abandonar el cargo en la dirección del Grupo Parlamentario Socialista. El detonante de esa marcha entonces fue que los diputados catalanes rompieron por primera vez la disciplina de voto y se posicionaron a favor de una consulta legal y pactada sobre el futuro político de Cataluña. El pasado julio el PSC cubrió esa vacante en el grupo parlamentario con el diputado por Tarragona Francesc Vallès.

La continuidad de Zaragoza como diputado le permitiría mantener el aforamiento ante el Tribunal Supremo si fuese imputado por la juez de Barcelona que investiga el caso. La dirección del PSC considera que la vinculación de Zaragoza con el caso de espionaje supone un desgaste político para el partido, pero están convencida de que el exdirigente socialista no cometió ningún delito.

La victoria de Pere Navarro en el último congreso del PSC, celebrado en diciembre de 2011, no se explica sin el apoyo de José Zaragoza, que controlaba las agrupaciones del partido y, por tanto, la elección de los delegados. De ahí que el primer secretario del PSC haya evitado cualquier reproche al que fuera su padrino, hasta que la situación se ha hecho insostenible.

Zaragoza fue el número cinco por Barcelona en las últimas elecciones generales. Era, junto con la también diputada Esperança Esteve, la cuota que los socialistas catalanes tenían en la ejecutiva federal del PSOE salida del congreso de Sevilla, que ganó Rubalcaba por 22 votos de diferencia a Carme Chacón. Zaragoza, como toda la dirección del PSC, de la que formaba parte, apostó allí por la exministra. Ahora el panorama es muy distinto, con Chacón en Miami para ejercer de profesora un año y Zaragoza acosado por este escándalo.

Zaragoza, muy temido durante el mandato de José Montilla en el PSC, ratificó ayer su inocencia en este caso: “En el periodo en el que he sido secretario de organización del PSC nunca he utilizado ningún instrumento ilegal como medio para desarrollar mi actuación política”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción