Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas ultima una ofensiva para culpar a Rajoy de la prórroga presupuestaria

El presidente explora todos los escenarios antes de confirmar que no habrá cuentas este año

ERC exige derivar las responsabilidades al Gobierno central

Artur Mas y Oriol Junqueras en los pasillos del Parlament el pasado mes de julio.
Artur Mas y Oriol Junqueras en los pasillos del Parlament el pasado mes de julio.

El Gobierno catalán celebra su última reunión del curso político con un orden del día prácticamente monográfico encima de la mesa: responder a la decisión del Gobierno central de que Cataluña cierre 2013 con un déficit máximo del 1,58% del PIB, lo que le obliga a recortar más de 2.500 millones. En la práctica, el Ejecutivo de CiU debe decidir si aprueba los Presupuestos de este ejercicio con este objetivo de déficit o si, por contra, prorroga las cuentas del año pasado ahorrándose así el duro debate parlamentario. Este segundo escenario era el que ayer se daba por seguro en varios departamentos del Gobierno catalán. Con todo, antes de anunciar públicamente la renuncia a hacer unos Presupuestos este año, el presidente catalán, Artur Mas, intentó dejar claro que había explorado todas las opciones posibles. Por esta razón, Mas ha hablado en los últimos días no solo con el consejero de Economía, Andreu Mas Colell, sino también con la dirección de Unió Democràtica y su socio y líder de ERC, Oriol Junqueras. El escenario surgido de estas conversaciones es que lo más apropiado es ahorrarse la confección de los Presupuestos de este año para intentar cuadrar los del próximo ejercicio con nuevos ingresos. Mientras, se desplegará una ofensiva política a petición de ERC para intentar convencer a los catalanes de que los nuevos recortes que llegarán son responsabilidad exclusiva del Gobierno central que, ha “impuesto” el nuevo objetivo de déficit.

La oposición cree que CiU y ERC quieren recotar a espaldas del Parlament.

Solo una decisión unilateral del presidente en el último momento podría cambiar los planes. Convergència, Unió y Esquerra defienden que lo mejor es prorrogar las cuentas y sortear como se pueda lo que queda de año; eso sí intentando cumplir el déficit del 1,58% y, por tanto, aplicando recortes. Mas, sin embargo, quiere evitar que esta decisión agrave su situación de debilidad política ante el Gobierno central.

De ahí que la Generalitat haya preparado una escenificación a la altura de las circunstancias. Si no hay cambios de última hora, hoy será el propio presidente catalán quien comunique la decisión sobre los Presupuestos. Y quien fije claramente el rumbo a seguir hasta ahora. El objetivo del presidente es dejar claro que su intención ha sido en todo momento elaborar los Presupuestos y, por tanto, fijar unas prioridades políticas. Al mismo tiempo, fuentes del Gobierno explican que también habrá un mensaje de tranquilidad hacia los mercados en el sentido de que no hacer Presupuestos no implica ni desobedecer el límite de déficit ni desatender los pagos más importantes del Gobierno.

Sin embargo, el escenario de la prórroga presupuestaria es el más cómodo políticamente hablando. Con ella, Mas no solo se ahorra el engorro de cuadrar unas cuentas con 2.500 millones menos que el año pasado. También puede evitar un debate en el Parlament en el que CiU tendría que defender unas cuentas en las que no cree y sin tener la garantía de conseguir suficientes apoyos para aprobarlas.

De hecho, Esquerra Republicana volvió a dejar claro que no está por la labor de hacer ahora unos Presupuestos. La secretaria general de los republicanos, Marta Rovira, considera “lógico” prorrogar las cuentas de 2012 y defendió que los nuevos impuestos pactados en el acuerdo de gobernabilidad entre CiU y ERC entren en vigor en enero de 2014.

El límite de déficit del 1,58% obliga a ajustes con o sin cuentas aprobadas

Asimismo, este fin de semana el líder de UDC, Josep Antoni Duran Lleida, se mostró partidario de prorrogar los Presupuestos para 2013, ya que considera que con el techo de déficit del 1,58% fijado por Hacienda para este año es imposible hacerlos. El consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, no ha clarificado su decisión, pero la semana pasada ya dejó claro que consideraba este año visto para sentencia y subrayó que ahora lo importante es centrarse en obtener ingresos adicionales para no tener que recortar el gasto también en 2014.

Pero si el Gobierno catalán se prepara para mantener durante todo el mes de agosto el discurso de que cualquier nuevo recorte es culpa del Gobierno central, la oposición en Cataluña comenzó ayer a pedir explicaciones. Estos grupos entienden que CiU y ERC quieren recortar a espaldas del Parlament. La coordinadora de Iniciativa, Dolors Camats, aseguró que prorrogar las cuentas supone un “fraude democrático” ante la ciudadanía. En un comunicado, aseguró que la prórroga ha sido “inútil y un fracaso desde el punto de vista de desafío al Estado”, y reclamó unas cuentas que den respuesta a las necesidades de las personas en materia de ingresos y gastos. El secretario general de UGT de Cataluña, Josep Maria Álvarez, abundó en esta línea y calificó de “cobardía” seguir prorrogando los Presupuestos. Álvarez apostó por incumplir el techo de déficit asegurando que “el Gobierno catalán no tiene por qué respetar unas limitaciones que van en contra de los intereses de los ciudadanos”.

Desde el PSC, la diputada Rocío Martínez-Sampere defendió elaborar unos Presupuestos con el 1,58% del déficit y los consiguientes recortes, “pero intentando que estos no afecten siempre a los más vulnerables” y sin dejar a un lado la educación, la reactivación económica y la I+D.